Los tumores cerebrales en niños y en adultos, son complejos.

Los tumores cerebrales, que aparecen en niños y en adultos, son complejos, heterogéneos y agresivos. Aunque se ha avanzado en el conocimiento de su biología, todavía se ignora por qué tratamientos innovadores, como la inmunoterapia, no son efectivos. Unos tumores que hoy, Día Mundial contra el Cáncer, reclaman atención.

Y esa atención es para resaltar una necesidad que reclaman profesionales del Sistema Nacional de Salud ante un tipo de cáncer poco frecuente y devastador en muchos casos. Piden unidades multidisciplinares y especializadas en esos tumores y concentradas en centros hospitalarios de referencia.

Su complicada ubicación en el cerebro, con las secuelas que puede acarrear, requiere que los profesionales que los diagnostiquen y traten tengan experiencia, hayan abordado más casos, en especial los neurocirujanos, que requieren una destreza y conocimiento específico y el apoyo de la tecnología médica.

La inmunoterapia, la asignatura pendiente

La estrategia terapéutica estándar para el abordaje de los tumores cerebrales pasa por una neurocirugía cada vez más precisa y especializada, al igual que una radioterapia más avanzada, y quimioterapia.

Sin embargo, todavía no se ha demostrado suficiente efectividad con la inmunoterapia, la estrategia que quita el freno al sistema inmune para que ataque a la célula tumoral, mientras que sí ha funcionado en otros tumores, como melanoma o pulmón, cambiando el pronóstico de estas enfermedades.

“Y esa es la mayor incógnita, conocer por qué los tumores cerebrales no responden a la inmunoterapia, por qué esas células se protegen tan bien contra el ataque inmunológico”, señala el neuro-oncólogo.

Sí se ha avanzado en el conocimiento de la biología del tumor y ya se conocen algunas mutaciones genéticas que sirven como dianas contra las que dirigir fármacos, aunque todavía no está demostrada la eficacia.

En muchos pacientes adultos, las células tumorales cerebrales expresan una enzima, la IDH, contra la que se están probando fármacos que puedan bloquearla.

En niños y adolescentes, los tumores cerebrales son la primera causa de muerte por cáncer. Es el segundo tipo más frecuente tras la leucemia y suponen un tercio de todos los cánceres infantiles.

De los tumores cerebrales en niños y adolescentes, los más frecuentes son los gliomas de bajo grado y, a diferencia del complicado pronóstico que presentan en adultos, en niños se curan en un 90-95% de los casos.

“Sin embargo, es un tumor que aunque no sea letal puede provocar secuelas si no puede ser extraído totalmente. Puede generar pérdida de visión o déficit hormonales, entre otras consecuencias



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *