Decretan prisión preventiva contra involucrados en asesinato de mujer en Jinotega.

Un juez de Jinotega admitió la acusación y decretó la medida cautelar de prisión preventiva en contra de Gerson Bigael Talavera, de 21 años y Socorro del Carmen López López, de edad no precisada, ambos señalados por la Fiscalía como autor material y autora intelectual, respectivamente, del asesinato de Vilma Alestenia Brenes Carrasco, además de la violación agravada en perjuicio de una niña de 14 años, a quien habrían utilizado para cometer el delito en contra de Brenes.

Ambos acusados enfrentarán la audiencia inicial del proceso penal el próximo 14 de agosto, según determinó el titular del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias en Jinotega, Carlos Molina Rugama, quien designó a una defensora pública para representarlos.

El asesinato de Brenes Carrasco, de 26 años, fue por presunto encargo de López López y por un precio de ocho mil córdobas, según la acusación, el pasado 23 de julio.

Talavera encapuchado atacó a garrotazos a la víctima en presencia de la niña, en la comunidad Santa Isabel, jurisdicción del municipio de Jinotega.

Durante la audiencia preliminar, realizada este jueves 1 de agosto, la fiscal auxiliar Anielka Castro, mencionó que la acusada López López fue pareja del padre de la niña de 14 años; pero, este último “sostuvo una nueva relación” con la víctima Brenes Carrasco.

En noviembre del año pasado, López López amenazó al hombre diciéndole “que se las iba a pagar”, por lo que presuntamente “motivada por el sentimiento de venganza, planificó y dirigió la muerte de la víctima”, relató la fiscal auxiliar.

Según la acusación, López López, quien antes había sido madrastra de la niña, “se contactó con (Talavera) el novio de su hijastra (…) vía telefónica y le ofreció la cantidad de ocho mil córdobas, para que privara de la vida a la víctima (Brenes Carrasco) y se llevara a vivir como pareja a la niña, procediendo la acusada a decirle cómo sería, (que) la llevara a un lugar solitario”.

El 22 de julio recién pasado, Talavera “se contactó con la acusada (López López) y le dijo que se encontraba preparado”. Mientras que, al siguiente día, la niña llegó a la casa de Brenes Carrasco, pidiéndole que la acompañara a “hacer un mandado”.

Brenes Carrasco tenía dos hijos de 9 y 7 años de una relación anterior y había sumido el rol de madrastra de la niña de 14. “Mi tía la aconsejaba, pero (la niña) no le hizo caso y el papá la castigó”, había contado a LA PRENSA una sobrina de la víctima, explicando que hace aproximadamente ocho meses la hijastra “se fue con esa otra señora que también había sido madrastra de ella, doña ‘Coco’ (como llaman a López López) en otra comunidad”.

“Esa señora parece que odiaba a Vilma porque estaba con el exmarido de ella y meses atrás la había amenazado de muerte”, relató la pariente de López Brenes.

El relato de la sobrina coincide con la acusación en que, el 23 de julio, la niña llegó a la comunidad y habría invitado a su madrastra a que fueran a una hacienda llamada La Colonia a dejar un celular.

Poco después del mediodía, ambas partieron del Barrio Nuevo de Santa Isabel; pero, en el trayecto, fueron interceptadas por el encapuchado que las investigaciones policiales determinaron después que había sido Talavera.

El encapuchado, según la acusación, se les acercó por la espalda y atacó a garrotazos a Brenes Carrasco, a quien después de matarla arrastró de los pies a una parte montosa.

Una maestra de la comunidad habría sido testigo del suceso y, media hora más tarde, el sospechoso Talavera fue visto con la niña entre cafetales de la finca La Colonia, llevándola después a Estelí, donde la habría violado “como parte del plan que tenía” con la otra acusada. En esa ciudad fueron detenidos por la Policía el 25 de julio.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *