Juez declara culpable a sujeto que admitió haber asesinado a su pareja en la Trinidad

Ervin José Blandin Fernández de 26 años de edad fue declarado culpable este martes por el presunto delito de femicidio en perjuicio de su compañera de vida Indira Esperanza García Canales la que hasta enero de este año cumplió 17 años y a quien asesinó de once puñadas que le asestó en la tetilla izquierda, a la altura del corazón, abdomen, brazos y otras partes del cuerpo.

El crimen se registró a las 10 y 30 de la noche del siete de noviembre del año pasado en la comunidad Tomabú, municipio de La Trinidad, departamento de Estelí cuando la víctima se encontraba descansando sobre su cama con su niño de 16 meses.

El fallo de culpabilidad fue dictado por la Juez del Juzgado Especializado de Violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellanos después que Ervin José Blandín Fernández antes de iniciar el juicio en su contra pidió la palabra para admitir los hechos de forma libre y voluntaria argumentando al asegurar que fue quien mató a su pareja sentimental Indira Esperanza García Canales.

La Judicial explicó que el acusado desde la audiencia preliminar expresó su voluntad de admitir los hechos, pero la Defensoría Pública representada por Bertilda Moreno se opuso en todo momento pero desistió cuando Ervin José Blandín Fernández antes de iniciar el Juicio Oral y Público, haciendo uso del derecho que le asiste la Ley, habló para decir que su deseo era admitir los hechos independientemente de lo que dijera su abogada y que para hacerlo no estaba siendo presionado sino que lo hacía de manera voluntaria, asegurando que fue quien mató a Indira Esperanza García Canales.

Ante la Oposición de la Defensoría Pública, Ervin José Blandín Fernández a preguntas de la Fiscal Janma Bustamante le contestó que el antes de los hechos trabajó como guarda de seguridad para una empresa de bebidas gaseosas y de otra empresa así como Policía de Estelí después de estar en la Academia Policial por lo que no se puede alegar que el acusado admitió los hechos y las consecuencias que ésto implica.

La Juez Lesbia Malena Tinoco Castellano al ejercer el control de legalidad declaró culpable a Ervin José Blandín Fernández después que de forma libre renunció al juicio oral y público al admitir los hechos de manera voluntaria.

Así mismo fijó audiencia de debate de pena y calificación de delito para las 9 de la mañana del martes 12 de Febrero de este año en la que la Defensoría Público podría incorporar una nueva prueba la que posiblemente sea una valoración psiquiátrica del acusado para lo cual se requiere enviarlo al Instituto de Medicina Legal por no contar en el departamento de Estelí con Psiquiátricos Forenses.

Recordó que la petición se hizo desde que inició el proceso pero se ha imposibilitado el traslado al Instituto de Medicina Legal para su valoración por lo que se la defensoría insiste en hacer la valoración.

El acusado convivió dos años con la víctima a la que según sus familiares sometió a maltratos físico por celos enfermizos y por eso la víctima el día anterior los había corrido de la casa de su padre pero cegado por los celos regresó supuestamente a traer una ropa y cuando estaba dentro de dirigió hasta el cuarto donde dormía Indira Esperanza García Canales y sin tomar en cuenta al niño que tenía en sus brazos la atacó a puñaladas.

Mientras que la víctima ensangrentada trató de escapar a la muerte al dirigirse al cuarto de sus padres pero cuando ingresaba cayó al suelo por lo que de forma inmediata fue llevada al al hospital San Juan de Dios de Estelí donde dos horas después se rindió a la muerte cuando era intervenida quirúrgicamente.

Mientras Indira Esperanza García Canales era trasladada al hospital San Juan de Dios de Estelí, Ervin José Blandino Fernández originario de San Ramón Matagalpa se quedó dentro de la vivienda por lo que sus padres Harold Audel García Fuentes, su madre Indira María Canales Lanzas, sus hermanas y varios pobladores de la comunidad lo encerraron en el cuarto donde cometió el crimen y después de darle una merecida golpiza y amarrarlo lo llevaron hasta la delegación policial de La Trinidad donde lo entregaron a los oficiales que se encontraban de turno.

Posteriormente fue trasladado a las celdas preventivas de la delegación departamental de la Policía Nacional ubicada en la ciudad de Estelí donde confesó haber cometido el crimen contra Indira Esperanza García Canales a quien cuatro días antes le había dado una patada en uno de los costados porque supuestamente la enamoraba un primo de su madre que había llegado a la comunidad.

La señora Indira María Canales Lanza lamentó que jamás creyó que su yerno Ervin José Blandino Fernández originario de San Ramón Matagalpa asesinara con tanta saña a su hija cuando daba de mamar a su niño el que fue encontrado bañado en la sangre de su madre producto de las heridas que su hija sufrió con la que el agresor se había conocido hace dos años después que llegó a Tomabú.

“El maldito hombre se metió en celo con ella porque según él un primo mío la enamoraba y cuando se fue a trabajar en un kiosco del hospital San Juan de Dios de Estelí le reclamaba, hasta llegar al punto de matar a mi hija”, recordó doña Indira María Canales Lanza.

Recordó también que cuando ella, su marido Harold Audel García Fuentes, sus otras hojas Nadiosca, Keyla, Ruth y su sobrino se acostaron, minutos después escucharon gritos de Indira la que aún herida y bañada en sangre en busca de auxilio caminó hasta su cuarto pero al llegar a la puerta cayó al suelo.

Recordó también que Ervin José Blandín cuatro días antes le asestó una patada el lado del estómago a su hija hasta causarle un morado, hecho que les comunicó una hora antes de ser asesinada por lo que le aconsejaron que se cuidara, sin saber que esa misma noche la mataría.

Así mismo presume que posiblemente su hija fue atacada a puñaladas cuando estaba dormida porque no pudo defenderse para evitar su muerte.

Doña Indira María Canales recuerda a Indira Esperanza como una muchacha bien portada, cariñosa, trabajadora y amistosa.

Por ese crimen que les ha conmovido, doña Indira María Canales expresa que aunque la vida de su hija no se le devolverá, las autoridades judiciales deben aplicar la pena máxima contra Ervin José Blandin Fernández.

Keyla García Canales, enardecida, recordó que cuando dormían escucharon una bulla y gritos y al levantarse y abrir la puerta del cuarto encontraron encontró a su hermana Indira Esperanza García Canales bañada en sangre y en esas condiciones corrió hacia el cuarto de su madre pero cuando entraba cayó, mientras que Ervin José Blandino Fernández se quedó en el lugar donde ejecutó el crimen tranquilo y como si no pasaba nada.

Por todo ello exige la aplicación de la pena máxima contra el autor para pague con cárcel el hecho del crimen porque su hermana Indira Esperanza no merecía morir de esa manera.

Agregó que nunca se enteraron que su hermana era maltratada por ese hombre quien trabajaba como guarda de seguridad en el depósito de la Pepsi de Sébaco porque si lo hubiese hecho lo hubieran echado a patadas de su casa donde posaba la calle

Otro joven cercano a la familia de la víctima expresa que debe prevalecer la justicia mediante la aplicación de la pena máxima contra Ervin José Blandino Fernández por haber matado atrozmente a su compañera de vida Indira Esperanza García Canales de 17 años sin importarle el futuro de su niño Amner Maudiel Blandino García de 16 meses que nació producto de la relación consentida que mantuvo con ella.

En ese sentido dijo que de no haber castigo él estaría dispuesto de hacer justicia con sus propias manos por haber arrebatado la vida de la joven dedicada a su niño, a su trabajo y otras tareas del hogar.

El señor Harold Audel García Fuentes recordó también que su yerno Ervin José Blandin Fernández al que describió como una persona educada, trabajadora y aparentemente bien portado con su hija, desde hace 8 días la celaba con un primo de su esposa llegando al extremo que no la dejó ir a la vela de su padre para que no se viera con él, razón por la cual se había ido de la casa pero luego regresó manifestándole que ya todo estaba arreglado pero le recomendó que si no les iba ir bien que mejor se apartaran.

Sin embargo un día después fue se dirigió al hospital San Juan de Dios donde su hija trabajaba con una tía para y por la tarde la llamó por teléfono para llamarle la atención por lo que desesperada trató de irse de su casa pero no la dejaron salir porque ese hombre la podía matar.

Es así que después de eso, mientras sus otras hijas y su esposa miraban televisión, Ervin José Blandino Fernández volvió a la casa donde después que tocó se la abrieron por lo que se dirigió donde Indira Esperanza García dormí en su cuarto donde la asesinó con un cuchillo que sacó de la cocina.

Lamentó que al levantarse se fue al cuarto de su hija a la que encontró ensangrentada producto der las estocadas y cuando corrió hacia el cuarto de su madre y hermanas pero a la entrada cayó y ya no pudo decirle nada.

“Ella le decía que no quería nada con él, pero éste insistía a pesar de que le dijo que se aparatara de ella, recordó

Por todo ello, exige la pena máxima de 30 años por haberle matado a su hija y dejar en la orfandad a su niño de 16 meses.

la señora Indiana María canales Lanzas recordó que su hija Indira Esperanza García Canales a sus 17 años y caminaba diario diez kilómetros a pie para asistir a su escuela donde se bachilleró con honores y su sueño era estudiar enfermería para atender a su familia y demás miembros de la comunidad Tomabú, municipio de La Trinidad, departamento de Estelí.

Para matricularse en la Escuela de Enfermería de La Trinidad inició a trabajar con su tía en el Hospital San Juan de Dios recordó llorando y con la voz entrecortada.

Los familiares de la víctima contaron con el acompañamiento de la Fundación Entre Mujeres la que se mostró conforme con la admisión de hechos por parte del autor para quien exigen la pena máxima de 30 años.

Mario Tinoco coordinador de Juventud Sandinista en el municipio de La Trinidad quien conoció personalmente a Indira esperanza García Canales como una muchacha integrada a las actividades que se realizaban en la comunidad donde habitan unas 130 familias que también exige la pena máxima de 30 años contra Ervin José Blandino Fernández.

Yuri Cano Secretaria Política del Frente Sandinista en el municipio de La Trinidad, confía que al concluir el proceso judicial contra Ervin José Blandino Fernández sean condenado a la pena máxima por ser un hecho muy doloroso para su familia, la comunidad y el municipio de La Trinidad donde el año pasado dos mujeres jóvenes fueron asesinadas cruelmente después de ser maltratadas por sus parejas pese al trabajo de prevención de la violencia realizado en las comunidades para promover la convivencia pacífica de las familias mediante el diálogo y evitar hechos como éstos.

Con mucho pesar recordó Indira era persona humilde, trabajadora, con muchas aspiraciones y ganas de vivir, luchadora y participación activa en las actividades que se desarrollaban.

Yuri Cano recordó que la otra joven asesinada fue Marcia Lorena Benavides Cinco a la que su ex compañero de vida Orling Antonio Blandón Centeno asesinó de 17 puñaladas, hecho cometido en la comunidad Monte Verde de La Trinidad.

La delegada del MINED en el municipio de La Trinidad, licenciada Abigail Herrera la que al momento del hecho repudió enérgicamente el crimen contra Indira Esperanza García Canales, confía que las autoridades judiciales aplicarán la pena máxima contra Ervin José Blandín Fernández por haberla matado de forma de once puñaladas, mientras amamantaba a su niño de 16 meses., tomando en cuenta que en nuestro país prevalece la justicia.

La muerte de Indira Esperanza García Canales, dijo dejó un vacío, luto, dolor, tristeza y duelo en la comunidad, el municipio y en la nación, dijo Abigail Herrera quien recuerda haber conocido a Indira cuando estudiaba en el Centro Escolar Demetrio Cruz donde por su empeño alcanzó su bachillerato al tiempo que la recordó como una muchacha muy bonita, aplicada y de buen corazón.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *