Remiten a juicio a femicida de La Trinidad hasta enero del 2019.

El 15 de enero del 2019 a las nueve de la mañana será llevado a juicio oral, Elvin José Blandino Fernández, conocido también como Ervin José Blandón Fernández, ya que es acusado por la fiscalía por el delito de femicidio en contra de su cónyuge, Indira Esperanza García Canales de 17 años.

La jueza esteliana que lleva el caso, también le ratificó la prisión preventiva que le oficializó el 10 de noviembre cuando tuvo lugar la vista preliminar y admitió la imputación formulada por el Ministerio Público.

De acuerdo a la imputación del Ministerio Público, los hechos sucedieron a eso de las 9:30 p.m. del 7 de noviembre cuando el hombre que trabajaba como guarda de seguridad en una empresa ubicada en Sébaco-Matagalpa, llegó a la casa de sus suegros, donde vivía con la muchacha desde hacía más de dos años.

Supuestamente llevaba escondido un cuchillo de cocina, cacha de madera color negro, y sin pronunciar palabras se dirigió hacia el aposento, donde dormía su pareja quien en ese momento amamantaba a un niño de 18 meses que ambos habían procreado.

Sin pesar alguno y sin reflexionar que podía apuñalar a su propio hijo, el hombre descargó once estacadas por encima de colcha con la que se abrigaba la fallecida y su pequeño y a la cual, le dejó siete agujeros.

La muchacha supuestamente al mirarse agredida, gritó y ligeramente se levantó y fue cuando el tipo le asestó cuatro puñaladas más hasta completar once.

La joven gravemente herida se salió del dormitorio y se dirigió hacia el aposento donde ya descansaban sus padres y fue cuando estos se levantaron y miraron a la víctima caída en el piso de la casa ubicada en la comunidad Tomabú, distante 9 kilómetros al norte del municipio de La Trinidad, Estelí.

Los familiares la llevaron al hospital de esa localidad en un vehículo particular pero tres horas después la joven falleció cuando era sometida a una intervención quirúrgica.

Durante la audiencia inicial desarrollada este miércoles en Estelí donde hubo presentación de pruebas, el Ministerio Público basado en los actos investigativos realizados por la Policía Nacional, dijo que el tipo tiró el cuchillo ensangrentado debajo de la cama donde agredió a la joven madre.

El sujeto, según la señora Indira María Canales, madre de la víctima intentó huir del lugar pero de inmediato pidieron ayuda a varios vecinos y familiares, quienes le diern lacance y lo retuvieron, para luego entregarlo a oficiales de la Policía Nacional de La Trinidad.

Según el padre de la víctima Harold Abdel García, el femicida estaba enojado porque la víctima había buscado trabajo donde una familiar, tan solo ocho días atrás del hecho sangriento.

“Se creía el dueño de la vida de mi hija. Es un desgraciado y espero que se muera en la cárcel”, dijo por su parte la señora Indira María Canales.

Mientras tanto, el defensor Público pidió a la judicial un peritaje psiquiátrico para su representado.

Por su parte, el delegado departamental de la Defensoría Pública, Ellioth Israel Chávez, quien representa al reo pidió a la jueza de distrito penal especializada en violencia Lesbia Malena Tinoco, emitir una orden para que al reo se le realice un peritaje psiquiátrico en el Institutito de Medicina Legal, para determinar si el tipo tiene o no alteraciones de conducta por algún desequilibrio emocional y psíquico.

Según Byron Armando García, tío de la difunta lo que quiere el defensor del reo es buscar un argumento para que al criminal le disminuyan la pena, pero aclaró que ellos como familiares tienen plena confianza en el actuar de la judicial que lleva el caso.

García y otros parientes que llegaron a los juzgados, criticaron el hecho de que el defensor público haya pedido a la judicial Tque prohibiera a los periodistas que le tomaran fotografías o vídeos de frente al reo.

“Ese señor argumenta la parte del principio de inocencia, ese vale en otros casos pero aquí no porque mi sobrina antes que muriera dijo quien la había apuñalado” dijo García visiblemente indignado.

Mientras que una representación de integrantes de la Fundación Entre Mujeres (FEM) pidió públicamente a la jueza que emita un fallo de culpabilidad en contra del femicida y que le aplique 30 años de cárcel.

Patricia Sánchez y Adriana Espinosa, quienes en representación de la FEM dan acompañamiento legal y psicológico a la familia doliente revelaron que, según amigas de la difunta, ésta desde hacía varios meses sufría de violencia física y psicológica de parte de su pareja quien esperaba que sus padres se durmieran para maltratarla.

También del cuadro acusatorio de la fiscalía, se desprende que ya en varias ocasiones la victima le había señalado que se separarían y que inclusive la obligaba a sostener relaciones sexuales sin su consentimiento.

Incluso dos días antes que sufriera la agresión que la llevó a la muerte, la joven le contó a su suegra que el femicida le había pegado dos patadas en el abdomen y le mostró los moretones.

A la audiencia se hizo presente la señora Reyna Adela Fernández, madre del femicida quien dijo que se siente apenada por lo que hizo su hijo.

Ella quien se hizo acompañar de otros siete hermanos del acusado, dijo que este hecho ha enlutado y adolorido a las dos familias y que si le permiten los abuelos maternos ayudarle al niño que ha quedado sin su madre, que lo harán.

“Yo sé el dolor de los padres de Indira Esperanza, pero ustedes saben que ningún padre correcto le enseña cosas malas a sus hijos”, dijo llorando la señora Fernández.

Es de señalar que en este año ya son cuatro las mujeres que han muerto de forma violenta en el departamento de Estelí y que han dejado a un total de diez menores de edad en la orfandad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *