Fuertes enfrentamientos en Masaya dejan muerte y destrucción.

Decenas de heridos e incendios dejaban este sábado los enfrentamientos entre manifestantes, antimotines y fuerzas de choque en la ciudad nicaragüense de Masaya, denunciaron sacerdotes y pobladores.

Un joven recibió un disparo certero en la cabeza mientras se manifestaban en Masaya, donde la población sostuvo una batalla campal de al menos 14 horas contra la Policía Nacional.

“Nos duelen profundamente los hechos de violencia y confrontación que se están dando en diversos lugares del país, particularmente en Masaya, causando heridos y muerte. Pedimos que cese todo tipo de violencia”, señaló la CEN en un comunicado.

“Lamento los incidentes que en este momento se están dando, es verdaderamente triste que nos estemos enfrentando. Me han comunicado que hay una muerte, que hay varios heridos, invito a todos a buscar como parar esta situación que está llevando mas dolor” al pueblo, escribió en un comunicado el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, demandó por su lado que el presidente Daniel Ortega “explique claramente lo que sucede en Masaya, que detenga a las fuerzas represivas y muestre su voluntad de querer evitar un caos social”.

El representante de la Asociación Nicaragüense de Protección de Derechos Humanos (ANPD) Alvaro Leiva, informó que habían más de 100 heridos en Masaya desde que se iniciaron los disturbios en la noche del viernes.

El sacerdote de la iglesia San Miguel, Edwin Román, dijo a la AFP que Masaya “es un campo de batalla” y que en medio del caos grupos de delincuentes incendiaron la alcaldía, el mercado de artesanía y algunos negocios y viviendas de la ciudad.

“Tenemos que buscar la manera de que ambas partes se calmen porque esto es un caos”, señaló a la AFP el padre de la iglesia San Sebastián de Masaya, Augusto Gutiérrez.

Por su parte, El presidente Daniel Ortega también hizo un llamado a “poner fin a la muerte y la destrucción” y “que no se siga derramando sangre de hermanos” en un mensaje inusualmente corto y preciso.

“La paz es el camino y la única puerta a la convivencia y el respeto para la tranquilidad y seguridad de todos. Le pedimos a Dios nos dé la fortaleza para alcanzarla”, agregó el mandatario.

“Condenamos la represión que está viviendo el pueblo de Masaya. Hacemos un llamado al gobierno para que ordene a la policía que no siga disparando contra el pueblo”, demandó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Los enfrentamientos en Masaya comenzaron la noche del viernes y se extendieron este sábado, como parte de las manifestaciones contra el gobierno que estremecen al país desde el 18 de abril y han dejado 51 muertos hasta el momento.

El presidente Ortega aceptó el viernes iniciar el diálogo que será mediado por la iglesia católica, pero aún no se ha fijado la fecha para su celebración.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *