Sputnik Light tiene una eficacia del 70% contra la variante delta.

La vacuna rusa de una sola dosis Sputnik Light contra la COVID-19 muestra una eficacia del 70% contra la variante delta del coronavirus tres meses después de la inyección, según informó el miércoles el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés) citando al desarrollador de la vacuna.

El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya entregó hoy nuevos datos sobre la eficacia de la Sputnik Light frente a la variante delta. Esta versión “light” es el primer componente de la Sputnik V. Según indicaron, luego de tres meses de su aplicación, la vacuna alcanza una eficacia del 70%, y en el grupo de edad menor de 60 años, la eficacia de la vacuna superó el 75%.

Si “Sputnik Light” se utiliza como refuerzo para otras vacunas, el nivel de protección será cercano a los índices de eficacia del esquema completo de “Sputnik V” frente a dicha variante: más del 83% contra la infección y más del 94% contra la hospitalización.

Los datos llegan en un momento en que Rusia se enfrenta a un aumento de las infecciones y a las dudas sobre las vacunas entre su población, al tiempo que se esfuerza por competir con vacunas más consolidadas desarrolladas por las empresas Pfizer, Moderna y AstraZeneca, cada una de ellas con una producción de cientos de millones de dosis.

Países de todo el mundo están administrando o considerando la posibilidad de administrar terceras dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna, o de poner vacunas de refuerzo a parte de su población, en particular a las personas inmunodeprimidas y a las de mayor edad.

Aplicada como refuerzo de otras vacunas, la Sputnik Light sería casi tan eficaz contra la variante delta como la vacuna insignia rusa Sputnik V de dos inyecciones, dijo en un comunicado el RDIF, que comercializa la Sputnik V a nivel internacional.

El análisis llevado a cabo por el Centro Gamaleya se realizó sobre la base de datos de 28.000 personas vacunadas una vez con el fármaco Sputnik Light, en comparación con un grupo de control de 5,6 millones de ciudadanos rusos no vacunados.

Kirill Dmitriev, director del RDIF, dijo a Reuters que esperaba que la Sputnik Light acabe por convertirse en la principal vacuna rusa contra la COVID-19.

“Creemos que la Sputnik Light podría ser la principal vacuna dentro de un año, cuando muchas personas sólo tengan que volver a vacunarse o hayan padecido COVID y no necesiten la Sputnik V”, dijo Dmitriev.

El Gobierno de Nicaragua informó que ha firmado un contrato con Rusia para el suministro de las vacunas Sputnik V y Sputnik Light, con el objetivo de enfrentar la pandemia de covid-19.

Ambos países firmaron “un contrato de suministro de vacunas Sputnik V y Sputnik Light para este año 2021, con el fin de garantizar el plan de vacunación ante la covid-19, indicó el Gobierno nicaragüense a través de medios oficialistas.

La Sputnik Light, será producida por socios internacionales de Rusia, como India, China, Corea del Sur, Vietnam, México, Argentina, Serbia y Turquía, entre otros.

“La Sputnik Light es una buena solución para países con un bajo nivel de vacunación de la población, debido a su esquema de un componente, y también se puede utilizar con éxito como inyección de refuerzo para mantener la inmunidad existente en la población”, indicó Denis Logunov, director adjunto de investigación del Centro Gamaleya.

Según indicaron desde el Centro Gamaleya en un comunicado, los datos publicados en varios países de todo el mundo confirman la “alta seguridad” y eficacia de la Sputnik Light en el proceso de vacunación de la población. En el texto, citan datos del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires que han mostrado una eficacia de la aplicación de la vacuna del 78,6-83,7% en la vacunación de las personas mayores. En Paraguay, de acuerdo a los datos del Ministerio de Salud del país, la eficacia del fármaco durante el proceso de vacunación masiva fue del 93,5%.

Además, informaron que en la Argentina, más precisamente en la ciudad y provincia de Buenos Aires, y las provincias de San Luis, Córdoba y La Rioja, se está realizando una investigación conjunta con la participación del Fondo Ruso de Inversión, el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET) para evaluar la seguridad e inmunogenicidad del uso combinado de “Sputnik Light” con vacunas contra el coronavirus de AstraZeneca, Sinopharm y Moderna.

Los datos preliminares de la investigación demuestran que el uso combinado de “Sputnik Light” con otras vacunas es seguro y no hay efectos secundarios graves asociados con la vacunación. De hecho, en la Argentina ya se han completado esquemas de vacunación que como primera dosis tenían Sputnik V y la segunda dosis fue de AstraZeneca o Moderna.

Otros datos que entregaron a la prensa, es que según la información preliminar de los estudios del uso combinado de “Sputnik Light” y la vacuna “AstraZeneca” en Azerbaiyán mostraron la producción de anticuerpos contra la proteína S del virus SARS-CoV-2 en el 100% de los participantes en el estudio, así como altos indicadores de seguridad: no hubo efectos adversos graves ni casos de infección por coronavirus después de la vacunación.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *