La pandemia obliga a suspender nuevamente fiestas católicas en Nicaragua

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, anunció este domingo la cancelación de las fiestas católicas de la Arquidiócesis de Managua, por segundo año consecutivo, a causa de la pandemia de covid-19.

“Después de escuchar y valorar diversas opiniones sobre todo las de los especialistas en salud; creo que, en nuestra Arquidiócesis de Managua, aún no es tiempo para realizar procesiones y actividades religiosas que impliquen concentración excesiva de fieles”, dijo Brenes, quien además de presidir la jurisdicción religiosa, es la máxima autoridad del Episcopado.

El purpurado tomó la decisión cuando faltan dos semanas para las fiestas populares en honor de Santo Domingo de Guzmán, las más grandes de Nicaragua, que en tiempo normales puede aglomerar a cientos de miles de personas en algunas de las principales calles de Managua.

“La crítica situación sanitaria por la pandemia del COVID, así como las mutaciones de este virus que están causando angustia, dolor, y muerte entre nosotros nos exige mantener como Iglesia la opción responsable por la vida que implica evitar al máximo las aglomeraciones de personas”, explicó el cardenal en una circular.

La realidad de esta pandemia exige de los creyentes una actitud de solidaridad con quienes están padeciendo los efectos de esta enfermedad, sus familias y la generosa entrega del personal de salud”, agregó el líder religioso.

Brenes animó a la comunidad católica nicaragüense recurrir a la “creatividad” para celebrar a los venerados católicos en medio de la pandemia, a través de la tecnología.

En Nicaragua el 58,5 % de un total de 6,5 millones de habitantes profesa la región católica, según datos oficiales.

Según el más reciente reporte del Ministerio de Salud, emitido el pasado martes, la pandemia de covid-19 ha dejado 193 muertos y 8.948 casos confirmados.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *