Detectan problemas cardíacos en jóvenes vacunados en EEUU con Pfizer

Las autoridades sanitarias de EEUU reportaron casos muy inusuales de problemas cardíacos en adolescentes y jóvenes adultos vacunados contra la COVID-19 con Pfizer.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EUA registraron casos de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, ocurrieron en personas que recibieron una vacuna de ARN mensajero como las desarrolladas por Pfizer/BioNTech o Moderna.

La mayoría de los casos de miocarditis “parecen ser benignos”, por lo que se realiza un seguimiento a la situación. Han sido informados “relativamente pocos” casos, según los CDC, que no detallaron ni los nombres ni las edades exactas de las personas afectadas.

Los episodios ocurrieron principalmente en adolescentes y jóvenes adultos, en los cuatro días siguientes a la inyección. Han afectado más a los hombres que a las mujeres, tras la segunda dosis.

El número de miocarditis reportadas no excede de momento la tasa normal de este padecimiento en las personas de ese grupo etario, según las autoridades sanitarias.

A finales de abril se detectaron cinco casos de miocarditis en Francia en personas que habían recibido la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer/BioNTech pero no se ha demostrado un vínculo con las inyecciones.

El 14 de mayo, los CDC alertaron a los médicos sobre el posible vínculo entre la miocarditis y las vacunas, de acuerdo con The New York Times.

El 17 de mayo, el grupo de trabajo revisó datos sobre miocarditis del Departamento de Defensa, informes presentados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a Vacunas y otros.

Los departamentos de salud estatales en Washington, Oregon y California han alertado a los cardiólogos y a los proveedores de emergencias sobre el problema potencial, y se envió un informe sobre siete casos a la revista Pediatrics para su revisión.

EEUU aprueba vacuna contra COVID-19 de Pfizer en adolescentes

La autorización de uso de la vacuna de Pfizer/BioNTech en EUA fue ampliada a adolescentes entre 12 y 15 años el pasado 10 de mayo.

De acuerdo con Reuters, es la primera vacuna contra la COVID-19 que se autoriza en EUA para adolescentes de estas edades. Previamente se había aprobado el uso para personas de 16 años y mayores.

La mayoría de los niños con COVID-19 solo desarrollan síntomas leves o ningún síntoma. Sin embargo, no están exentos de riesgo de enfermarse gravemente y aún pueden transmitir el virus.

Los niños pueden ser un “motor restante que alimenta la pandemia”, dijo William Gruber, vicepresidente sénior de investigación y desarrollo clínico de vacunas de Pfizer, en una entrevista.

Más de 161 millones de personas en los Estados Unidos han recibido al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus; unos 4.5 millones de ellos tenían entre 12 y 18 años.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *