Cardenal Brenes cancela la procesión del 1 de enero por la Covid-19

El cardenal nicaragüense Leopoldo José Brenes Solórzano informó este miércoles sobre la cancelación de la tradicional procesión del primero de enero, a la que generalmente acuden miles de católicos, debido a la pandemia de la covid-19.

“Por medida de prevención, seguridad y responsabilidad ante la pandemia de la covid-19, la procesión tradicional del primero de enero se cancela en Managua”, señaló Brenes, también arzobispo de Managua, Masaya y Carazo (Pacífico), en una declaración.

El religioso indicó que así mismo se cancelan las procesiones de Jesús Sacramentado en los departamentos de Masaya y Carazo (sur) en sus fechas respectivas.

El cardenal nicaragüense orientó a los sacerdotes realizar el primero de enero una Hora Santa, la Eucaristía y la bendición con Jesús Sacramentado a nivel parroquial a la hora que ellos estimen conveniente.

Brenes agradeció a todos los sacerdotes y fieles “de su prudencia y obediencia en estos tiempos, pidiendo a Dios que bendiga nuestras vidas en el nuevo año 2021”.

La tradicional peregrinación católica del primero de enero es encabezada por el arzobispo de Managua y en ella los creyentes oran por la paz en Nicaragua y en el mundo.

La tradicional demostración de fe católica finaliza con una misa oficiada por el cardenal Brenes en una plaza frente a la catedral de esta capital, que constituye la primera eucaristía del año a la que asisten los sacerdotes de los templos de toda la Arquidiócesis de Managua.

Nicaragua registra 165 muertes y 6.046 casos confirmados por la covid-19, según cifras oficiales.

Los datos del Ministerio de Salud mantienen el contraste con los que maneja la Unidad Médica Nicaragüense y los del independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, una red de médicos y voluntarios que da seguimiento a la pandemia, que reporta 2.862 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con el nuevo coronavirus, así como 11.935 casos sospechosos.

En tanto, la UMD sostiene que “de acuerdo a los reportes y análisis independientes, más de 11.700 casos sospechosos con severidad reportable han ocurrido (en Nicaragua) y para agosto de este año ya se reportaba un exceso de mortalidad mayor de 7.500 defunciones”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *