Al menos nueve muertos por un deslave en el norte de El Salvador

Un deslave provocado por las torrenciales lluvias que afectan a El Salvador dejó nueve personas fallecidas, 35 desaparecidas y casi 60 casas están soterradas, en una comunidad del municipio de Nejapa, al norte de la capital de El Salvador.

El corrimiento de tierra sucedió en la comunidad el Angelito, en la localidad de Nejapa, y en el lugar están desplegadas unas 300 personas de Protección Civil, de cuerpos de socorro y de unidades de búsqueda y rescate de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Cuerpo de Bomberos, de acuerdo con información de Protección Civil.

El director general de Protección Civil, William Hernández, informó el viernes que en la noche del jueves, cuanto una torrencial lluvia azotaba gran parte del país, se produjo un alud de tierra en la parte alta del volcán de San Salvador que a su paso en un trayecto de casi tres kilómetros arrastró árboles y las humildes viviendas de los pobladores de la comunidad Los Angelitos en el municipio de Najapa, unos 20 kilómetros al norte de la capital.

“En la madrugada teníamos confirmado las muertes de dos mujeres adultas, una niña, tres hombres adultos y un niño. Hace unos minutos hemos agregado una mujer y un hombre, para un total de nueve personas encontradas”, dijo en conferencia de prensa el ministro de Gobernación, Mario Durán, que también preside la Comisión Nacional de Protección Civil.

Más tarde, Durán explicó a los periodistas que en las primeras horas posteriores al desastre tenían información de 35 personas desaparecidas, pero después de un recorrido de los casi cuatro kilómetros del deslave, se ha confirmado que hay nueve fallecidos y siete personas trasladadas a hospitales, mientras que otras 18 salieron de la zona por sus propios medios a refugiarse con familiares y, al saber que las buscaban, se reportaron a la policía.

“El número de desaparecidos ha disminuido a solamente una persona: el nombre de la víctima es Miguel Ángel Maldonado. La esposa de éste falleció y ya fue localizada”, agregó.

En tanto, el presidente Nayib Bukele instruyó al ministro de la Fuerza Armada a que movilice unidades del ejército para sumarse a las labores de rescate en las que ya trabajan el cuerpo nacional de bomberos y cuerpos de socorro como la Cruz Roja y Comandos de Salvamento. El Ministerio de Obras Publicas envió maquinaria pesada para remover los escombros.

“Creemos que podríamos encontrar personas con vida y no vamos a descansar”, dijo el ministro de Gobernación, Mario Durán, quien dirige Protección Civil.

Durán, que llegó a la zona cuando trascendió la tragedia, explicó que “muchas personas salieron afectadas y algunas lograron salir de entre los escombros, entre el lodo y se han sumado a las labores de rescate de sus familiares, de sus amigos. Es una situación trágica la que han vivido las familias de esta zona, pero hay otras personas que no lograron salir y son las que estamos tratando de rescatar”.

Según el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales, El Salvador se encuentra influenciado por un frente frío que se acerca a la península mexicana de Yucatán que produce un leve aceleramiento del viento desde el Caribe y consecuentes lluvias.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *