Economía de Nicaragua emite señal de recuperación en tercer trimestre

La economía de Nicaragua emite señales de recuperación en el tercer trimestre de 2020 luego del impacto sufrido por la pandemia de la Covid-19, confirmó hoy el presidente del Banco Central (BCN), Ovidio Reyes.

El ejecutivo presentó ante medios de prensa del país un informe que resume la situación económica nacional hasta el mes de octubre y analiza las perspectivas en lo que resta de año.

Reyes explicó que durante los tres primeros meses de 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) experimentó un ligero crecimiento del 1.7 en consonancia con la trayectoria de estabilización y recuperación que se observaba desde mediados de 2019.

Pero a partir del mes de marzo se comenzaron a manifestar los efectos económicos de la crisis sanitaria internacional causada por la enfermedad del coronavirus SARS-Cov-2, lo que afectó el desempeño del segundo trimestre y las perspectivas económicas a corto plazo, puntualizó.

El PIB del segundo trimestre registró una reducción interanual de 7.9 por ciento, debido principalmente a la caída estrepitosa de sectores como los hoteles y restaurantes (-53 por ciento), explotación de minas y canteras (-30.2) e industria manufacturera (-18.8).

Reyes señaló también que la tasa de desempleo abierto pasó de 4.8 por ciento en el primer trimestre a 5.4 en el segundo, y solo la agricultura, el principal renglón económico del país, mantuvo un ritmo de crecimiento moderado.

Sin embargo, destacó que se espera que la tasa de ocupación y de participación laboral aumenten de manera importante durante la segunda mitad del año, una vez que la economía mundial se reactive y que la economía nacional consolide su recuperación.

El titular del ente financiero nacional manifestó que a partir de julio comenzó una evolución positiva de las exportaciones de mercancías, depósitos bancarios y reservas internacionales, para dar lugar a una estabilidad cambiaria y del sistema financiero, que favoreció a la baja en las tasas de interés.

De igual forma, la producción y el empleo brindaron señales de recomposición tras detener su reducción, mientras la inflación ha estado convergiendo a un nivel más bajo, acotó.

Este resultado evidenció que las políticas implementadas en el campo productivo y de política monetaria y cambiaria resultaron apropiadas, y favorecieron precios bajos que beneficiaron el poder adquisitivo y la reducción de los costos.

Para lo que resta del año 2020, el presidente del BCN indicó que el organismo prevé una recuperación de las principales variables de la economía real, la que podría acelerarse una vez que se levanten las restricciones de viajes y al comercio, y la economía internacional se recupere.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *