Arresto de ex secretario de Defensa sacude al ejército mexicano

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo el viernes que la detención en Estados Unidos del exsecretario de la Defensa por vínculos con el narcotráfico es un hecho “lamentable” que deberá probarse y “una muestra inequívoca de la descomposición del régimen” durante los gobiernos de sus predecesores.

El mandatario garantizó que se perseguirá a posibles cómplices y reiteró su apoyo a los actuales mandos de las fuerzas armadas, aunque la noticia supuso un duro golpe a la credibilidad de la institución.

“Todos los que resulten involucrados en este asunto… en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados y, si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes”, afirmó. “No vamos a encubrir a nadie, ya pasó ese tiempo”.

El general Salvador Cienfuegos, exsecretario de Defensa Nacional de México y quien encabezó a las fuerzas armadas durante seis años en el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, fue arrestado el jueves por cargos de narcotráfico y lavado de dinero en el aeropuerto internacional de Los Ángeles a petición de la agencia antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés).

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador indicó que se enteró de la noticia a la 6:50 de la tarde a través del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, aunque hace dos semanas la embajadora mexicana en Washington, Martha Bárcena ,ya le había adelantado que había una investigación en marcha contra Cienfuegos en el país vecino pero no sabía los detalles.

López Obrador agregó que no hay abierta ninguna indagatoria en México contra el general.

El mandatario dijo que la tarde del viernes serían anunciadas formalmente las acusaciones contra el militar y confirmó que estaban vinculadas con el narcotráfico.

Dos personas con conocimiento de la detención dijeron el jueves que Cienfuegos quedó bajo custodia de las autoridades estadounidenses por una orden de arresto de la DEA. Una de las fuentes señaló que la orden era por cargos de narcotráfico y lavado de dinero. Ambas hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a discutir el caso públicamente.

Un funcionario federal mexicano, que también habló bajo condición de anonimato al no estar autorizado a dar detalles sobre el caso, dijo a The Associated Press que Cienfuegos fue detenido a su llegada al aeropuerto de Los Ángeles junto a familiares, que quedaron libres, y que él fue enviado al Centro de Detención Metropolitano de la ciudad.

El general se desempeñó como secretario de Defensa de 2012 a 2018 en el gobierno de Peña Nieto y su arresto es un duro golpe a las fuerzas armadas mexicanas, que desde hace años han apoyado la lucha contra el narcotráfico y han sido elogiadas por distintos gobiernos por su entrega y disciplina.

El primer general acusado y condenado por sus vínculos con el narcotráfico fue Jesús Gutiérrez Rebollo, designado zar antidrogas en 1996 por el entonces presidente Ernesto Zedillo y considerado de reputación impecable. Al año siguiente fue arrestado tras descubrirse que se hospedaba en un departamento de lujo propiedad del entonces líder del Cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes.

Según se supo durante el juicio, el general pedía a ese grupo 60 millones de dólares a cambio de enviar soldados a proteger y apoyar sus operaciones de tráfico de drogas. Rebollo murió en 2013.

López Obrador reiteró su convencimiento de las que tanto el ejército como la Marina son instituciones “fundamentales para el desarrollo de nuestro país, son pilares del estado mexicano, son tan fuertes que ni estos asuntos tan lamentables… las debilitan”.

Agregó que son “una garantía para mantener la paz, la tranquilidad en el país y para la defensa de nuestra soberanía”.

Sin embargo, numerosas organizaciones de derechos humanos e incluso la ONU han advertido del peligro de la militarización de la seguridad pública en México desde hace años.

Cienfuegos, de 72 años, es el exfuncionario de mayor rango en ser arrestado desde la captura en 2019 en Texas de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública del presidente Felipe Calderón de 2006 a 2012, y quien se ha declarado inocente de cargos de narcotráfico.

López Obrador dijo que su investigación la lleva la misma corte que está enjuiciando a García Luna y que es también la que condenó al líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, a cadena perpetua el año pasado. No obstante, no adelantó a qué grupo del crimen organizado podría estar vinculado a Cienfuegos.

López Obrador ha hecho de la lucha contra la corrupción su máximo compromiso y, al igual que los dos gobiernos que le precedieron, encomendó a las fuerzas armadas el combate al crimen organizado.

También le ha dado otras muchas tareas al ejército, desde la construcción de infraestructuras a la distribución de suministros médicos, el control de las aduanas y la contención de la inmigración ilegal.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *