Establecen protocolos para evitar COVID-19 en fincas de café de Nicaragua

El sector cafetalero de Nicaragua presentó este lunes un protocolo para evitar la propagación de COVID-19 en las fincas productoras de café, cuyo grano se vende principalmente en Alemania, Bélgica, Estados Unidos e Italia.
El protocolo fue lanzado a pocos días del inicio del período de corte de café, que cada año mueve a unos 300.000 nicaragüenses desde todas las zonas hacia las fincas productoras del norte y Pacífico del país.

La representante de la Plataforma Nicaragüense de Cafés Sostenibles (Nicafés), Aura Lila Sevilla, explicó en teleconferencia que, entre los meses de septiembre y diciembre, cuando se realicen los cortes de café, los trabajadores portarán mascarillas, tendrán acceso a agua y jabón para el lavado constante de manos y no compartirán objetos personales, entre otras medidas, como parte del protocolo.

Las medidas de bioseguridad serán tomadas por los involucrados “en todo el proceso de recolección de café”, como parte del protocolo vigente para el ciclo 2020-2021, indicó la productora.

“El objetivo es cumplir con todas las medidas para que tengamos empleo con seguridad, que los trabajadores que van a participar en este ciclo agrícola puedan hacerlo con seguridad, que se protejan ellos, a sus compañeros de trabajo, y sus familias”, dijo el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Álvaro Vargas.

Además de cuidar un rubro que genera 500 millones de dólares y representa el 2 % del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, los productores pretenden evitar que los cientos de miles de cortadores de café enfermen y propaguen la COVID-19 por todo el país, debido al movimiento que genera la actividad en esta época del año, señaló el presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa, Víctor Castillo.

En este sentido, los 44.500 productores de café tratarán de que los cortadores, no solamente adquieran conocimientos de cómo evitar contraer COVID-19, sino también permanezcan realizando labores en una sola finca, para que haya el menor movimiento de personas posible, sostuvo Castillo.

El sector cafetalero de Nicaragua espera no tener problemas con la mano de obra esta temporada, debido a que las fronteras internacionales están cerradas, lo que dificulta la migración de trabajadores.

Federico Argüello, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan), dijo que el sector es optimista con los precios internacionales pese a la pandemia, debido a que el producto no ha dejado de ser consumido, ya que quienes lo tomaban en restaurantes ahora lo compran en supermercados y tiendas, por lo que no descartan que alcance los 140 a 150 dólares por quintal.

El café es uno de los tres principales productos de exportación de Nicaragua, junto con el oro y la carne de bovino.

En 2019 este producto aportó 530,5 millones de dólares en ventas en el exterior, según datos del estatal Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

El café representa el 53 % del sector agropecuario en Nicaragua, el 14 % del empleo nacional, el 21 % del PIB agrícola, el 2 % del PIB nacional, y el 18 % de las exportaciones, según cifras del Banco Central.

Según el Ministerio de Salud, la pandemia de COVID-19 ha dejado 147 muertos, 4.961 casos confirmados, 1.125 activos, y 3.689 recuperados.

El Observatorio Ciudadano Covid-19, una red de médicos y voluntarios que registran casos relacionados con la pandemia, registra 2.721 personas fallecidos con síntomas de la enfermedad o por neumonía, así como 10.258 casos sospechosos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *