Incendios forestales tiñen los cielos de San Francisco de naranja.

El intenso humo de estos días a causa de los incendios declarados en California (EE.UU.) se unió este miércoles a la niebla y cubrió San Francisco con un cielo inédito de un intenso color naranja que recordaba al imaginario del Apocalipsis.

La niebla, habitual en estas fechas en esta parte del estado, había estado ausente durante las últimas jornadas, pero hoy regresó con intensidad y dejó unos cielos como nunca antes se recuerdan, sin apenas luz a pleno mediodía y de un anaranjado casi rojo que a su vez “tintaba” todo lo demás, dejando postales tan bonitas como terroríficas.

La razón por la cual se da este fenómeno es porque la niebla y el aire frío provenientes del océano impiden que el humo (impulsado por aire caliente) llegue al suelo, y lo mantienen en una capa superior de la atmósfera -paradójicamente, la calidad del aire este miércoles es mejor de en las últimas jornadas-, y este a su vez se encarga de tapar la luz solar.

Desde el inicio de 2020 se han registrado más de 7.600 incendios en California que, hasta el mes de septiembre, han arrasado 930.000 hectáreas. Las autoridades se temen que lo peor esté por llegar, ya que en años anteriores los meses en los que hubo más fuegos fueron octubre y noviembre y en este el riesgo es aún mayor debido a la extrema sequedad.

Los incendios de estos días se notan igualmente en las grandes ciudades californianas.

La niebla es habitual durante esta época del año en California, pero había estado ausente en jornadas anteriores. Sin embargo, apareció con intensidad y, junto a los incendios, provocó que San Francisco se convirtiera en un paisaje casi postapocalíptico.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *