OPS trabaja para garantizar acceso a vacuna de COVID-19

La Organización Panamericana de la Salud advirtió el martes que aún faltan meses para que esté disponible alguna de las vacunas contra el nuevo coronavirus que se desarrollan, pero aseguró que ya trabaja con algunos de los países de las Américas para asegurar que al menos parte de su población tenga acceso a la inoculación.

“El acceso equitativo a las vacunas contra el COVID-19 es clave para garantizar que podremos proteger a todos los grupos vulnerables en cada país, rico o pobre”, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne. “Necesitamos empezar a trabajar ahora para asegurar el acceso”, dijo tras instar a los países a que se unan al trabajo de la organización.

En la conferencia semanal virtual de la organización, Etienne explicó que la OPS es parte de una iniciativa mundial llamada COVAX en la que los países participantes pueden beneficiarse con el acceso a un portafolio de vacunas de al menos 10 productores para que sus poblaciones puedan ser inoculadas apenas estén disponibles. Esto es especialmente importante para los países pobres y de medianos ingresos y para los que no firman acuerdos bilaterales con proveedores específicos.

Etienne dijo que hay 10 países de las Américas, entre ellos El Salvador, Haití, Honduras y Nicaragua, que reúnen las condiciones para recibir ayuda financiera de esta iniciativa. Al menos 10 naciones han expresado su interés de unirse a COVAX, indicó sin identificarlas.

El objetivo inmediato de la iniciativa COVAX es tener acuerdos con fabricantes de vacunas para garantizar unos 2.000 millones de dosis hasta finales del 2021, explicó la directora de la OPS. Esto permitiría que cada país acceda a un volumen de vacunas para al menos el 20% de su población.

Los funcionarios de la OPS destacaron que hay más de 150 vacunas contra el COVID-19 en distintas fases de desarrollo en todo el mundo, ocho de ellas en su etapa final de ensayos clínicos. Sin embargo, dijeron, ninguna de ellas ha sido completamente aprobada aún.

“Es importante remarcar que todavía no tenemos una vacuna disponible y no es posible decir con seguridad total si vamos a tener una vacuna en seis meses”, expresó el subdirector de la OPS, Jarbas Barbosa. Explicó asimismo que las que están más adelantadas aún no han terminado la etapa de pruebas médicas necesarias para saber si son seguras y efectivas.

Con casi 11,5 millones de casos y 400.000 muertos, la región de las Américas continúa siendo el epicentro mundial de la pandemia de coronavirus . Estados Unidos y Brasil son los países más afectados en todo el mundo y aunque hay regiones que han visto un mejoramiento, numerosas naciones latinoamericanas, entre ellas Perú y la República Dominicana, han reforzado las medidas de salud pública en áreas donde se han registrado incrementos de infecciones.

“Este virus no sólo está impactando nuestra salud, sino también nuestro bienestar”, aseguró Etienne tras explicar que gran parte de la población ha sentido miedo o ansiedad de enfermarse, tristeza por ver a sus seres queridos contagiados o muertos, incertidumbre por su futuro económico y soledad o aislamiento tras meses de distanciamiento social. “La pandemia del COVID-19 ha causado una crisis de salud mental en nuestra región nunca vista antes”, dijo.

A nivel global, más de 21,9 millones de personas se han enfermado y más de 775.000 han muerto de coronavirus según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *