Ingresan a Nicaragua 89 nacionales que permanecían varados en Panamá

Un grupo de 89 migrantes nicaragüenses han regresado a Nicaragua, la noche de este sábado por el puesto fronterizo de Peñas Blancas.

El grupo de connacionales forman parte de los 1,180 migrantes nicas que desde hace dos días permanecían en la terminal de Albrook en Panamá.

Desde el viernes, las autoridades migratorias panameñas informaron la reactivación del plan de retorno humanitario para los migrantes nicaragüenses, que debido a las afectaciones del coronavirus estaban sin trabajo.

La implementación de este plan, está siendo coordinado con sus pares de Costa Rica y Nicaragua.

El retorno de los migrantes nicas fue acompañado por la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

De acuerdo a Pablo Cuevas, abogado de la institución, los migrantes salieron de Chiriquí, Panamá y arribaron al puesto fronterizo de Peñas Blancas a eso de las 5:30 de la tarde.

Sin embargo su proceso de ingreso a Nicaragua se extendió hasta las 9 de la noche, debido a que las autoridades migratorias de Nicaragua realizaron un proceso de ingreso bastante largo al hacer pasar a los migrantes en tercias.

Cuevas también dijo que del grupo al 40 migrantes retornaban sin efectivo, por lo que la institución realizó gestiones con ciudadanos que aportaron efectivo para rentar un bus para que estos pudieran continuar su travesía de retorno en territorio nicaragüense.

Nosotros dimos seguimiento a las denuncias, enviamos cartas a las autoridades de Cancillería de Nicaragua porque los denunciantes nos decían que el gran pegón estaba en Migración de Nicaragua. Luego buscamos donantes para cubrir el transporte de al menos 40 migrantes hacia sus casas», dijo Pablo Cuevas.

Cuevas también señaló que con todo este protocolo, que las autoridades están imponiendo a los nacionales para entrar al país, están violando el artículo 31 de la Constitución Política que dice que: «Los nicaragüenses tienen derecho a circular y fijar su residencia en cualquier parte del territorio nacional; a entrar y salir libremente del país»

El resto de nicaragüenses que siguen varados en Chiriquí, entre la frontera de Costa Rica y Panamá, siguen en albergues ubicados por las autoridades panameñas en las instalaciones deportivas del Estadio Keny Serracín, y otros en un campamento de Jacú, correspondiente a una iglesia cuadrangular.

Las condiciones son de hacinamiento en los albergues, peligroso por la panademia del Covid-19, denunciaron los afectados. Según Cuevas la preocupación del resto de nicaragüenses es que las autoridades de Migración de Nicaragua no están cumpliendo el acuerdo de dejar entrar al país de 100 en 100 migrantes, cada ocho horas y que el proceso seguirá hasta este lunes, obligándolos a pasar un día más en albergues.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *