Suben a seis los muertos por sismo en México

Un sismo de magnitud 7,5 que sacudió la víspera el sur de México —con epicentro cercano al destino turístico de Huatulco— mató a por lo menos seis personas, dañó cientos de viviendas y cuatro sitios arqueológicos, y dejó sin luz a más 2,4 millones de usuarios, informaron las autoridades.

El sismo, que se produjo a las 10:29 de la mañana, hora local, a una profundidad de 26 kilómetros (16 millas), también provocó un incendio breve en una refinería de petróleo en la ciudad de Salina Cruz, en la costa del Pacífico.

La Coordinación Nacional de Protección Civil informó poco antes de la medianoche que se había registrado una sexta muerte en el estado sureño de Oaxaca, donde al menos 500 casas resultaron dañadas y varios edificios de gobierno, de la era colonial, mostraban grietas.

Al menos seis personas resultaron heridas, incluidas dos en la Ciudad de México, situada a más de 500 kilómetros (300 millas) al noroeste del epicentro. El temblor remeció los edificios en la capital mexicana e hizo que decenas de miles de personas salieran huyendo a las calles.

Iglesias, puentes y carreteras también sufrieron daños por el sismo, que fue seguido por cientos de réplicas, la mayoría tan pequeños que la gente no los percibió.

En Roma, el papa Francisco rezó el miércoles por las víctimas del sismo.

“Ayer un violento terremoto azotó el sur de México, causando algunas víctimas, heridos y enormes daños. Rezamos por todos ellos. Que la ayuda de Dios y de los hermanos les dé fuerza y apoyo. Hermanos y hermanas les estoy muy cercano”, dijo en español al salir del guion durante su audiencia pública semanal.

El papa, nacido en Argentina, visitó México en 2016, uno de los países con más católicos.

El sismo con epicentro a 12 kilómetros (7 millas) al sursuroeste de Santa María Zapotitlán, en el estado de Oaxaca, se sintió en Guatemala y todo el centro y sur de México.

En Huatulco, un destino turístico conocido por sus bahías y sus olas aptas para el surf, el sismo derribó productos de las tiendas y algunos escombros de los edificios.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *