Descartan parricidio en muerte de anciana en Matagalpa

Justiniano Ramos Fernández, de 43 años, enfrentará dos causas penales, aunque ninguna contempla el presunto parricidio que le imputaban algunos vecinos, quienes lo señalaban de haber apedreado y provocado la muerte a Juana Felícita Fernández, de 86 años, en la madrugada del martes 18 de febrero recién pasado en la comunidad El Ocotal, a unos 10 kilómetros al suroeste de la ciudad de Matagalpa.

En uno de los procesos, el Ministerio Público acusó a Ramos por la falta penal de asedio en perjuicio de María Juana López. Esa causa está siendo tramitada en el Juzgado Segundo Local Penal de Matagalpa, a cargo del juez Raúl Acevedo.

Mientras que este jueves 20 de febrero, la Fiscalía presentó una segunda acusación contra Ramos y, según el abogado Freddy Rizo, la misma está relacionada con el delito de intimidación y amenazas en perjuicio de Fernández, pero no con parricidio.

En la acusación por asedio en perjuicio de López, el relato de hechos de la Fiscalía es coincidente con el de un familiar de Fernández sobre cómo habría ocurrido la muerte de esta última, supuestamente por un paro cardíaco, cuando quería huir presuntamente de su hijo ebrio.

Pero el hombre, llevado este jueves para enfrentar una de las causas penales en el Complejo Judicial de Matagalpa, negó haber cometido crimen alguno. “Ante Dios y ante la patria que no (cometí parricidio). El que lo hizo está libre”, aseguró Ramos.

Pobladores de la comunidad El Ocotal han sostenido que Ramos se había vuelto agresivo con su mamá, por lo que esta, temerosa, buscaba refugio donde sus vecinos.

Cerca de las 7:30 p.m. del 17 de febrero, María Juana López estaba con sus dos hijas de 20 y 13 años en su casa, a unos 500 metros al sur de la escuela de El Ocotal, adonde llegó la anciana llorando y contándole que Ramos anda ebrio y que tenía miedo de que la siguiera, señala una de las acusaciones de la Fiscalía.

López dio posada a Fernández. Pero, a las 11:00 p.m., Ramos llegó, lanzó piedras al techo de la casa, empujó la puerta delantera pretendiendo entrar y luego siguió tirando piedras, al tiempo que gritaba y ofendía a López.

Santiago Ocampo Herrera, un vecino de las mujeres, llegó a defenderlas y Ramos se fue del sitio, relata la acusación por asedio.

Pero, según una fuente vinculada con las indagaciones, la anciana Fernández estaba asustada y presuntamente salió corriendo por la puerta trasera de la casa de López, tropezó con un alambre de púas y cayó. La sangre encontrada en el sitio habría sido por la herida provocada por el alambre. Esas circunstancias habrían desencadenado el infarto.

Cuando se percataron que Fernández no estaba, López y sus hijas salieron a buscarla, pero la encontraron entre la 1:00 a.m. y las 2:00 a.m. en un cafetal, ya fallecida. Ramos se había ido a dormir.

La Policía llegó horas después para investigar. Los agentes hallaron al hombre dormido y lo detuvieron, trasladándolo a la unidad policial de Matagalpa.

En los Juzgados de Matagalpa, el abogado Freddy Rizo, señaló que pedirá una valoración psiquiátrica de Ramos.
juicio
El periodista de Mosaico Luis Eduardo Martínez M, contribuyó a este despacho noticioso.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *