La Apicultura una alternativa al desempleo en Nicaragua.

Las abejas productoras de miel se han convertido en dulces aliadas de muchos campesinos del norte de Nicaragua, que se han refugiado en la apicultura como medio de subsistencia en un país empobrecido y golpeado por una crisis económica, en la que cada día aumenta la tasa de desempleo.

Ese es el caso de Cristina Lanuza, una campesina de 32 años de Somoto, en el departamento de Madriz, fronterizo con Honduras, quien decidió incursionar en esta actividad, que ella cataloga como “bastante rentable”.

“La apicultura es una gran oportunidad. En mi caso me ha servido porque soy una madre soltera y me ha servido para llevar ingresos a mi hogar, salir adelante y ser referente para otras jóvenes”, señaló Lanuza a la agencia EFE.

Ella es parte de 44 integrantes de la Cooperativa Multisectorial Jóvenes Emprendedores Rurales de Madriz (Conjeruma), espacio en el que se les brinda capacitación acerca de cómo empezar en el negocio de la apicultura.

El capital inicial para arrancar en esta actividad es de 1.500 dólares, con los que se pueden adquirir cinco colmenas, dos cajas para hacer divisiones, un traje de seguridad, ahumador y una espátula.

Pero antes de invertir, explicó la mujer, “lo primero que se debe hacer es identificar el terreno en el que se establecerá el apiario”.

“Ahí vamos a ver la zona, las fuentes hídricas, la inclinación del suelo”, puntualizó.

Lanuza cuenta con un apiario integrado por 16 colmenas. Cada una tiene una población que oscila entre 60.000 y 80.000 abejas.

Cada colmena le provee unos 25 kilos de miel por año, misma que depura, envasa y comercializa bajo la marca de la Cooperativa o bien bajo su propia etiqueta “Chelsea Miel”.

Esta producción le genera ganancias de entre 296 y 415 dólares por cosecha, superior al salario mínimo promedio de Nicaragua.

Las cosechas de miel se dan de cuatro a ocho veces por año, dependiendo de las condiciones climáticas, que inciden en la floración de la cual dependen las abejas para sobrevivir.

En Nicaragua hay unos 6.000 apicultores, de los cuales 300 pertenecen a Madriz, según Néstor López, coordinador de proyecto de la organización ambientalista Amigos de la Tierra España (AdTE).

A juicio de López, la apicultura “es un negocio que sirve para complementar las actividades de las familias y genera ingresos”.

Es una actividad prometedora en Nicaragua si se continúa incrementando la productividad, que está a la mitad de su máxima capacidad, anotó.

Los apicultores no solo aprovechan la miel que extraen de los panales, también han creado pequeñas trampas que colocan en las colmenas para recolectar el polen que se queda adherido en los pequeños cuerpecitos de las abejas mientras pecorean o recolectan el néctar de las flores.

BENEFICIOS

Según los campesinos beneficiados, el polen mejora el proceso de la digestión, es energizante, contribuye a desinflamar la próstata, entre otras bondades, por ello lo comercializan solo o mezclado con miel.

Igualmente extraen la cera con la que las abejas construyen los panales y con ella elaboran jabones, y velas.

“Todo lo que implique apicultura va de la mano del medio ambiente, porque las abejas son las encargadas de polinizar más del 80 % de los cultivos”, explicó el coordinador de proyecto de AdTE.

En el municipio de Somoto, los apicultores han sembrado unas 40.000 plantas como una medida que contribuya a conservar las fuentes de agua y mantener la temperatura adecuada en las colmenas, subrayó el ambientalista.

Actualmente los apicultores enfrentan la plaga del pequeño escarabajo de la colmena que se alimentan de la miel y del polen, y que al defecar fermenta la miel, lo que ocasiona grandes pérdidas, advirtió, por su lado, el promotor del Instituto de Promoción Humana (Inpru) en Somoto, Juan Alberto Pérez.

Amigos de la Tierra e Inpru trabajan en el norte de Nicaragua brindando asistencia técnica a los apicultores nicaragüenses desde hace cinco años con fondos de la Unión Europea.

Según cifras del estatal Centro de Trámite de las Exportaciones (Cetrex), en 2018 Nicaragua exportó 546,8 toneladas de miel, principalmente a Estados Unidos y Europa, que dejaron 2,26 millones de dólares en ingresos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *