Condenan a 30 años de prisión a nicaragüense que mató a su novia en Nueva York.

El nicaragüense Orlando Enrique Tercero Moreno fue condenado este viernes a 30 años de prisión por asesinar a su novia, la estadounidense Haley Anderson, en un apartamento en Nueva York el 8 de marzo de 2018.

La jueza primero de distrito especializado en violencia de Managua, María Fabiola Betancourt Benavente, impuso esa pena contra el nicaragüense, que es la pena máxima en Nicaragua, por el delito de feminicidio.

En la audiencia de debate de pena, el Ministerio Público había exigido 30 años de prisión, en tanto la defensa había solicitado 20 años.

El asesinato ocurrió el 8 de marzo de 2018, cuando víctima y victimario, quienes tenían una relación de pareja, llegaron en estado de ebriedad a su habitación en un apartamento en Nueva York, donde el hombre, con sus manos, la asfixió.

Luego procedió a escribir una nota en inglés y español, disculpándose por el hecho, con la siguiente frase: “Lamento mucho esto, jamás me sentí capaz de hacer esto, esto es una estupidez, lo siento”, según la acusación de la Fiscalía nicaragüense.

Ese mismo día, el acusado abandonó su apartamento y se dirigió al aeropuerto internacional John F. Kennedy, y tomó un avión con rumbo a Nicaragua.

Como prueba, la Fiscalía propuso numerosos testimonios, los cuales fueron incorporados al juicio a través del sistema de videoconferencia del Complejo Judicial Central Managua, así como el video del apartamento donde residían.

Entre las testimoniales destacan la de los padres de Haley Anderson, que tienen su domicilio en Estados Unidos.

Entre otros actos y documentos se incorporaron el informe de patología que acredita las causas de la muerte de Anderson y el acta de la detención del acusado, de 23 años de edad, efectuada en Nicaragua el 13 de marzo del 2018.

Los padres de la víctima, que tenía 22 años cuando fue asesinada, agradecieron a la Justicia nicaragüense por declarar la culpabilidad al hombre en un juicio que concluyó el pasado 1 de noviembre y cuya pena fue impuesta este viernes.

Durante el juicio oral y público, el psiquiatra forense nicaragüense Donald López presentó un informe valorativo sobre el estado mental del acusado y concluyó que “no se encuentran síntomas o signos que orienten alguna psicopatología activa, por el momento”.

El pasado 5 de agosto, la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua rechazó una solicitud de extradición pasiva del condenado, quien tiene nacionalidad nicaragüense por el lazo consanguíneo con sus padres, pese a que nació en Estados Unidos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *