Dictan 20 años de prisión a hombre que intentó matar a su expareja

A 20 años de cárcel fue sentenciado el agresor Yerol Josué Álvarez Rojas, de 28 años, por el femicidio frustrado en perjuicio de su expareja Seylit Yecalín Parrales Selva, de 26, a quien le propinó múltiples heridas en distintas partes del cuerpo con una navaja en una vivienda del barrio El Recreo, Managua.

Álvarez, quien confesó los hechos ante un juez de Managua, le fue impuesta la pena máxima por el delito de femicidio en grado de frustración.

Para imponer la pena máxima de 20 años de prisión al agresor, el juez Tercero Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar Castro, argumentó que el sujeto incurrió en hechos graves, durante y después la relación sentimental que sostuvo con la víctima Seylit y que incluso hasta intentó privarla de la vida.

Según el juez, el sujeto Yerol actuó con misoginia al agredir a Seylit, pues demostraba odio y desprecio hacia la mujer; eso se refleja en las agresiones físicas que sufría la víctima hasta culminar con la intención del acto extremo del 19 de agosto de 2019, cuando Yerol la atacó con una navaja con el objetivo de terminar con su vida.

Otra de las circunstancias agravantes en la que incurrió el femicida frustrado, es haber pretendido infructuosamente mantener o restablecer una relación de pareja o de intimidad con la víctima Seylit.

El juez Aguilar explicó que ha quedado acreditado con la admisión de hechos del sentenciado Yerol que este no aceptaba que la víctima Seylit hubiese terminado la relación de pareja y que en diversas ocasiones, de forma insistente y amenazante le infería a la víctima que tenía que regresar con él, de lo contrario la mataría.

También quedó demostrado, con la confesión de los hechos que realizó Yerol, que la víctima Seylit sufrió malos tratos durante su relación de dos años. Estos fueron celotipia (celos obsesivos), agresiones físicas, verbales, descalificaciones denigrantes, actos de intimidación y amenazas, los cuales fueron reiterados de parte de Yerol y continuaron aún después que la víctima decidió terminar la relación sentimental con el agresor.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *