Juez mantiene prisión a trío por asesinato de taxista

Mario José Weelki Rosales, acusado de encubridor en el asesinato del taxista Henry Antonio Álvarez Khuin, de 47 años, porque supuestamente escondió el arma de fuego que se usó en el crimen fue enviando a un juzgado de distrito de juicio, junto a los dos presuntos criminales.

La abogada Tatiana Martínez Armas, defensa de Weelki, había pedido al juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia, Abelardo Alvir, que se declarara incompetente de seguir conociendo el caso de su cliente, porque un juez de audiencia solo ve delitos graves y para el delito de encubrimiento por el que es acusado Weelki, la pena es menos grave.

Pero el judicial dijo que había hechos conexos, pues el arma que supuestamente escondió el procesado Weelki, es la misma que se usó para matar al taxista.

El judicial resolvió que el procesado, junto a los presuntos asesinos Norman José Membreño Dávila y Sergio Antonio Avilés Baldelomar, siga en prisión preventiva a la espera del juicio oral y público, del cual no dio fecha.

Según la Fiscalía, en el asesinato del taxista Henry Antonio Álvarez Khuin no tuvo nada que ver el asalto, pues el crimen se debió a una fallida transacción de droga entre el taxista y los acusados.

Norman Membreño y Sergio Avilés son señalados por el asesinato agravado del taxista, hecho ocurrido la noche del 22 de agosto de 2019, de la Clínica Don Bosco, dos cuadras al este y media al sur en el barrio Venezuela, Managua.

En el caso de Weelki, lo acusan de ocultar el arma con la que asesinaron.

El ente acusador dijo contar con abundantes pruebas para el juicio contra los tres procesados, quienes según información, han tenido riñas tanto en una mazmorra de la Policía, como en una celda de los juzgados de Managua.

Para hoy, 13 de septiembre de 2019, está prevista la quema de las 60 bolsas plásticas pequeñas con sustancias color blanco hueso, que resultaron ser cocaína y dieron un peso final de 20.03 gramos. La droga fue hallada en el interior del taxi, el día que se dio el crimen del conductor.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *