Altas temperaturas continuarán en Nicaragua.

Las altas temperaturas que se han presentado en el país en las últimas dos semanas, pueden mantenerse hasta el jueves de esta semana, aseguró el meteorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira.

A partir del viernes, se espera que las condiciones de lluvias mejoren en toda Nicaragua, de lo contrario, el calor y la resequedad continuarían.

Moreira indicó que, para el martes, miércoles y jueves, se espera que los picos más altos de calor se presenten en occidente, León y Chinandega, entre 36 a 38 grados Celsius, pero posiblemente con sensación térmica que de hasta 40 grados.

En Managua se esperan que las máximas lleguen a 36 grados y Estelí y Nueva Segovia hasta 34 grados.

Moreira afirmó que las temperaturas están en el promedio de los calores registrados durante el mes de abril, lo que es totalmente anómalo.

“Las temperaturas normales deberían ser, en Jinotega, por ejemplo, de 24 grados, sin embargo, hay registros de 28 grados. En el caso de León, deberían de ser de 35 a 36 grados”, precisó el experto, quien lo comparó como que estuviéramos “en un período de verano”.

El experto señaló que el pico más alto de temperatura fue de 41 grados, sensación térmica, el sábado en León, entre las 11 y 2 de la tarde. En Estelí y Nueva Segovia se registraron temperaturas que oscilaron entre 29 y 30 grados y sensación térmica de 34 grados.

“Lo que ha incidido para que se sostengan las altas temperaturas es la poca formación de nubes. Es una sequía fuera de lo que se creía que es la canícula, que ya finalizó”, explicó.

La mejoría en las precipitaciones podrían darse producto del ingreso de una onda tropical y bajas presiones, detalló Moreira, quien señaló que otras ondas tropicales “han sido adsorbidas por el aire seco” que afecta el país hace dos semanas.

De igual manera, mencionó que el canal de monzón, una franja de humedad que se desplaza por la línea intertropical entre el istmo centroamericano y Sudamérica, está prácticamente estacionado entre Costa Rica y Panamá, sin chance de aportar lluvia a Nicaragua.

Moreira enfatizó que los calores anómalos en esta época del año también son consecuencia de las condiciones ambientales que hemos alterado al deforestar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *