Costa Rica y Panamá desmantelan una red internacional de tráfico de migrantes.

Una macrooperación policial, llevada a cabo conjuntamente por Costa Rica y Panamá, ha permitido desmantelar una organización mafiosa internacional dedicada al tráfico de migrantes hacia Estados Unidos. 

Medio centenar de personas fueron detenidas, incluidas tres mujeres que presuntamente dirigían la banda. Una de ellas, conocida como “Mamá África” se encargaba, en concreto, del tráfico en la frontera con Nicaragua.

Solo en Costa Rica, se llevaron a cabo 36 allanamientos simultáneos en comunidades cercanas a la frontera con Panamá y la frontera con Nicaragua. 

Los tentáculos de una red internacional

Esta organización forma parte de una estructura criminal extremadamente compleja, que extiende sus tentáculos por varios continentes. Los migrantes llegaban desde Haití y Cuba, pero también desde África y Asia. 

“Esta estructura criminal estaba operando desde el continente africano, asiático y, propiamente en nuestra región, estaban (operando) desde Cuba hacia Panamá. Las personas provenientes de Asia y África por lo general utilizaban vía aérea hasta llegar a países como Ecuador, Perú, Brasil y, posteriormente, vía terrestre, hasta los países de Colombia, Panamá y Costa Rica“, explica Stephen Madden, de la Policía de Migración de Costa Rica. 

Una vez allí, trasladaban a los migrantes a Nicaragua y luego hacia Honduras y Guatemala, donde eran entregados a otros traficantes de seres humanos. Por el traslado les cobraban entre 7000 y 20.000 dólares. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *