Protestas en Honduras siguen pese a la derogación de dos decretos.

Cientos de maestros y médicos de Honduras volvieron este lunes a la calle en su quinto día de paro indefinido, al que se sumaron empleados del Instituto Hondureño de Seguridad Social, en rechazo a dos leyes asociadas a educación y salud pese a que anoche el Gobierno anunció su derogación.

Las movilizaciones mantienen paralizadas las labores en escuelas y colegios públicos de las principales ciudades del país, así como en varios hospitales y centros de salud.

Pese a que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, informó el domingo en la noche la derogación de los dos decretos que causaron la polémica, la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación, que aglutina a médicos y maestros, ha pedido seguir con las protestas.

El gobernante indicó que, en Consejo de Ministros, se aprobaron dos nuevos decretos ejecutivos que incluyen la instalación de dos mesas de trabajo orientados al mejoramiento de la educación y la salud pública.

Aun con ello, los maestros y los médicos, cuya protesta afecta a los más pobres, no aflojan el pulso y hoy marcharon en Tegucigalpa y mantienen bloqueos de carreteras en varias ciudades.

En el sector de Santa Ana, departamento de Francisco Morazán, región central de Honduras, cerca de Tegucigalpa, los manifestantes bloquearon hoy por más de tres horas los dos carriles de la carretera con quema de neumáticos.

En la carretera que de Tegucigalpa conduce al norte del país, a la altura de la ciudad de Siguatepeque, los manifestantes iniciaron su protesta bloqueando los cuatro carriles, impidiendo el libre tránsito de vehículos por esa zona.

Los directivos de los docentes y el Colegio Médico de Honduras aducen que los decretos derogados anoche pretenden privatizar los servicios de educación y salud, además de masivos despidos de personal que trabaja en esos sectores de la administración pública.

A las movilizaciones de hoy se sumó el Sindicato de Trabajadores del Instituto Hondureño de Seguridad Social, cuyo presidente, Héctor Escoto, dijo a periodistas que se han suspendido las labores, pero sin dejar de atender las salas de emergencia y áreas críticas.

Escoto aseguró que mantendrán el paro de labores hasta que la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación ordene lo contrario, e hizo un llamamiento a la población a sumarse a las protestas.

Los manifestantes exigen además la liberación del joven Rommel Valdemar Herrera Portillo, quien está en detención judicial por su presunta participación el miércoles en la quema de neumáticos en la entrada del edificio de la Embajada de EE.UU. en Tegucigalpa, que ha calificado el hecho de “inaceptable”.

Entre el jueves y el sábado se registraron manifestaciones violentas que dejaron varios heridos, detenidos, vandalismo y al menos tres decenas de contenedores de la empresa estadounidense Dole Fruit Company quemados en el departamento de Colón, en el Caribe del país.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *