Gobierno y Alianza Cívica acuerdan restablecer garantías ciudadanas en Nicaragua

El Gobierno de Nicaragua y una oposición extraparlamentaria acordaron este viernes “fortalecer” los derechos y las garantías ciudadanas, en el marco de la mesa de negociación con la que buscan superar la crisis que estalló hace casi un año.

Las partes aprobaron un acuerdo de 18 puntos en el que instan a las autoridades a tomar las medidas necesarias para asegurar el desarme de los grupos armados fuera del orden constitucional y legal, y el retorno de los miles de nicaragüenses que se marcharon del país en el contexto de la crisis.

Además, instaron a detener las actuaciones violentas o agresivas de cualquier persona o autoridad, y a la Policía Nacional a que ajuste sus normas de actuación y que el decomiso o intervención de dispositivos electrónicos “sólo puede hacerse con la debida orden judicial”.

La partes también apremian al cumplimiento del debido proceso, que todo detenido tiene que ser puesto en libertad o a la orden de la autoridad competente dentro del plazo de 48 horas posteriores a su detención, y que los domicilios sólo pueden ser allanados por orden escrita de un juez entre las 6.00 y 18.00 horas local.

En el caso de los nicaragüenses que se encuentran en el exterior, en particular aquellos que se fueron en el contexto de la crisis que estalló el 18 de abril de 2018, “podrán regresar a su país con plenas garantías y seguridad personal y familiar”, y gozar de los beneficios que las leyes le otorgan.

Asimismo, las partes acordaron garantizar el derecho de concentración, manifestación y movilización pública, que había prohibido la Policía Nacional desde septiembre pasado.

Sobre ese punto, la mesa de negociación indicó que “cumplidos los requisitos establecidos por la Ley de la materia, la Policía Nacional autorizará el ejercicio de este derecho”.

Se reconoce que no requiere permiso previo el derecho de reunión pacífica que no afecte la libre circulación de personas y vehículos, y no altere la normal convivencia de la población.

También se reconoce el derecho a la utilización de la bandera de Nicaragua, símbolo de las protestas para la oposición.

Además, acordaron revisar la ilegalización de por lo menos nueve organismos no gubernamentales, incluyendo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), a fin de lograr la restitución de sus personalidades jurídicas y la devolución de sus bienes.

Sobre la libertad de expresión, las partes acordaron que el Estado garantizará el irrestricto derecho a la libertad de expresión y que el derecho a informar no puede estar sujeto a censura, ni los medios podrán ser objeto de censura previa, ni uso de mecanismos que puedan limitar el derecho a la información veraz y oportuna.

El Estado debe garantizar también el derecho a la importación de papel y materia prima pertenecientes a los medios de comunicación afectados en el marco de la crisis, a fin de lograr la devolución de esos bienes.

“El presente acuerdo expresa la voluntad política de las delegaciones de encontrar el camino de la reconciliación, la paz, la seguridad y la estabilidad”, resaltaron las partes, que el jueves acordaron fijar para el próximo 3 de abril el fin de esas conversaciones.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *