Empresarios reciben apoyo para reanudar el diálogo nacional en Nicaragua

Un grupo de empresarios de Nicaragua que se reunió el sábado con el presidente Daniel Ortega en el marco de la crisis que vive el país, recibió este lunes nuevos respaldos para reactivar el diálogo nacional en busca de una solución a la situación, que ha dejado centenares de muertos y derrumbado la economía.

“Respaldamos todos los esfuerzos que se han realizado y realicen en el futuro para lograr la pronta reinstalación de una mesa de diálogo, que permita alcanzar los acuerdos que necesita Nicaragua”, informó en un comunicado el opositor partido político Ciudadanos por la Libertad (CxL).

Antes, el propio gremio empresarial había mostrado su respaldo por medio del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), pese a que en las redes sociales el ambiente era de crítica por la desconfianza general hacia el Gobierno y el sector privado.

“Las iniciativas que permitan reanudar el diálogo y permitir que se discutan y acuerden los temas principales en beneficio del país, cuentan con todo nuestro respaldo gremial y empresarial”, expresó el Cosep en una declaración pública.

El grupo de empresarios ha informado que solicitaron reunirse con Ortega para expresar “al Gobierno la urgencia de una negociación incluyente, seria y franca con la sociedad civil, para abordar la grave situación social, política y económica que atraviesa el país”.

El posible reinicio del diálogo nacional, que Ortega abandonó en julio pasado, no tiene fecha ni agenda, informó el cardenal Leopoldo Brenes, quien estuvo presente en la reunión.

Los empresarios que se reunieron con el presidente nicaragüense son Roberto Zamora, Carlos Pellas, Ramiro Ortiz Mayorga, Juan Bautista Sacasa, José Antonio Baltodano, dueños de algunos de los capitales más grandes de Nicaragua, un país que espera crecer al menos un 4,5 % del producto interno bruto (PIB) en el 2018 pero terminó el año con caída económica del 4 %, según ha reconocido el oficialismo.

El grupo de empresarios recibió anoche el respaldo de la opositora Unidad Nacional por la Justicia y la Democracia, así como por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Articulación de Movimientos sociales, pero con condiciones como que se liberen a los manifestantes presos y se garanticen las libertades de expresión, reunión, movilización y prensa, entre otras.

La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde abril pasado ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *