El Gobierno de Nicaragua presenta reforma tributaria para afrontar la crisis.

El Gobierno de Nicaragua presentó este lunes en el Parlamento una propuesta de reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que eleva el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto Selectivo al Consumo, así como las rentas de actividad económica, de capital y ganancias, ante la crisis en el país.

Entre los cambios principales que propone el Gobierno del presidente Daniel Ortega está el incremento del Impuesto sobre la Renta (IR) a las grandes empresas, que pasarían de pagar un 1 por ciento a un 3 por ciento, y a las empresas medianas, que del 1 por ciento pasarán a pagar el 2 por ciento.

La propuesta, presentada por el titular del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, incluye un incremento en las Rentas del Trabajo de un 25 por ciento a las dietas, el doble de lo establecido actualmente.

También incrementa en un 1,5 el impuesto a las exportaciones, cuyo monto actual depende de cada producto, y los servicios pagados en el exterior pasarán de un 15 por ciento a un 25 por ciento.

Las rentas de capital, y de ganancias y pérdidas de capital, así como los fideicomisos y fondos de inversión, pasarán de pagar el 10 por ciento al 15 por ciento, y los casinos pagarán entre 1,5 dólares y 18,4 dólares por cada mesa o máquina, en dependencia de su clasificación.

El Gobierno también propuso que las regalías por derecho a extracción minera pase del 3 por ciento al 5 por ciento, así como eliminar las deducciones.

Respecto al IVA, la propuesta es elevar el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), sobre los cigarrillos hasta un 70 por ciento en 2021, y que las bebidas alcohólicas, vinos y cervezas, ahora paguen 1,5 dólares por litro de alcohol absoluto, además del 15 por ciento a las gaseosas, refrescos y bebidas energéticas, que todavía pagan un 9 por ciento.

Adicionalmente propuso incrementar entre 5 y 10 puntos porcentuales a “mercancías contaminantes, suntuarias y de bajo valor nutricional”, en dependencia de la tasa actual.

Horas antes de la presentación, Wálmaro Gutiérrez, diputado del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), explicó que el Gobierno busca recaudar 10.168 millones de córdobas (313,3 millones de dólares), el equivalente al 2,3 % del PIB, en un intento por paliar la abrupta caída de la economía a raíz de la crisis sociopolítica que vive el país.

Gutiérrez se mostró confiado en que la Asamblea Nacional (Parlamento), que aceptó estudiar la propuesta, terminará aprobándola esta misma semana.

Una reforma de ley similar que intentaba ser aplicada a la Seguridad Social desató en abril pasado la mayor crisis sociopolítica de Nicaragua en décadas, que ha dejado entre 325 y 561 muertos, y de 340 a 767 detenidos, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La versión oficial de un “golpe de Estado fallido” ha sido rechazado tanto por opositores como por organismos internacionales.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), asegura que existen pruebas para argumentar que el Gobierno de Ortega ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.

La Organización de Estados Americanos (OEA) emprendió el pasado 11 de enero la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, por ruptura del orden constitucional.EFE



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *