Una misión de Costa Rica revisará la situación migratoria en la frontera con Nicaragua

Una delegación gubernamental de Costa Rica encabezada por la vicepresidenta y canciller, Epsy Campbell, visitará comunidades fronterizas con Nicaragua para constatar la situación migratoria causada por la crisis que vive el vecino país.

La gira de trabajo se llevará a cabo este viernes y sábado en los cantones de Upala, Guatuso y San Carlos, en la provincia de Alajuela (norte), fronterizos con Nicaragua.

“El objetivo es constatar el flujo migratorio nicaragüense en puntos ciegos de la frontera norte, articular una coordinación estrecha con los gobiernos locales y crear una estrategia conjunta para regularizar y atender el ingreso de las personas migrantes”, indicó la Casa Presidencial en un comunicado.

Las autoridades de Gobierno también sostendrán un diálogo con líderes, asociaciones comunales, sectores productivos y representantes de organismos internacionales, para conocer la realidad en el lugar y buscar soluciones concretas.

“Daremos un seguimiento a la reunión que sostuvo el presidente Carlos Alvarado en agosto pasado con representantes de todos los gobiernos locales y particularmente en las zonas donde podría haber impactos diferenciados relacionados con la migración”, expresó Campbell.

Costa Rica tiene en marcha el llamado Plan Integral de Atención a los Flujos Migratorios, mediante el cual unas 30 instituciones públicas y organismos internacionales llevan a cabo trabajos de coordinación.

Además, las autoridades costarricenses cuentan con una “Sala de situación” para vigilar flujos extraordinarios de migrantes en la frontera con Nicaragua.

La crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril pasado ha provocado un flujo migratorio mayor del habitual hacia Costa Rica, pero cuyas cifras no han sido cuantificadas con precisión.

El único dato preciso son las 25.000 solicitudes de refugio de nicaragüenses, pero las autoridades creen que cerca del 80 por ciento de ellas son personas que ya vivían en Costa Rica desde antes de la crisis y buscan regularizar su estatus migratorio.

El presidente Daniel Ortega denuncia un intento de golpe de Estado y rechaza las acusaciones contra su Administración.

En Costa Rica, un país de 5 millones de habitantes, viven unos 400.000 nicaragüenses, según datos oficiales, aunque organizaciones no gubernamentales consideran que el número puede ser mucho mayor.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *