Exportaciones de las zonas francas en Nicaragua suben un 6,2 por ciento.

Las exportaciones de las zonas francas en Nicaragua aumentaron un 6,2 por ciento en el primer semestre de este año en relación con el mismo período de 2017, informó hoy el Banco Central del país centroamericano.

Las ventas al exterior de las zonas francas entre enero y junio pasados totalizaron 1.372,7 millones de dólares, frente a los 1.292,8 millones de dólares del mismo período de 2017, detalló el banco emisor del Estado en un informe.

En cuanto a participación, los sectores de textil, tabaco y arneses representaron el 85,5 por ciento del total de las exportaciones de zona franca a junio y sumaron 1.173,5 millones de dólares, precisó el Banco Central.

No obstante, el calzado (75,9 %), los productos pesqueros (45 %), la miel de abeja (42,1 %) frutas y hortalizas (20,2 %) y el cartón (7,4 %), se destacaron con los mayores crecimientos interanuales en el período enero-junio del año en curso, de acuerdo con la información.

En contraste, las exportaciones de forros para muebles disminuyeron 19,9 por ciento, como resultado de la contracción de la demanda del mercado estadounidense, el cual concentró el 100 por ciento de las exportaciones totales de esta industria, anotó la fuente.

Los mercados de Estados Unidos (76,5 %), México (6,9 %), Honduras (5,4 %) y España (1,1 %) se destacaron como los principales destinos de las exportaciones de zona franca en el período enero-junio del 2018, según el informe.

Nicaragua cuenta con 52 parques industriales y 226 empresas usuarias en más de 2 millones de metros cuadrados, que generan 116.500 empleos directos y 350.000 empleos indirectos en el sector de maquilas o empresas textiles y de confección que operan en régimen de zona franca para la exportación, según datos oficiales.

En 2017 las exportaciones de zona franca sumaron 2.642,8 millones de dólares, un 1,1 por ciento más que en 2016, según cifras oficiales.

Nicaragua afronta en la actualidad la crisis sociopolítica más sangrienta desde 1980 que ha dejado entre 317 y 448 muertos, según organizaciones no gubernamentales, mientras el Gobierno del presidente Daniel Ortega reconoce solo 198.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.Efe



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *