Nicaragua sigue sumida en duelo.

Nicaragua siguió hoy sumida en el duelo después de la “masacre” del 30 de mayo, mientras continúan produciéndose diversas reacciones sobre la crisis sociopolítica que ha dejado 108 muertos en el país.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó la violencia en Nicaragua e hizo un llamado al Gobierno de Daniel Ortega para que garantice la protección y la libertad de expresión.

Igualmente, pidió que se considere la solicitud de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para realizar una visita a Nicaragua.

En tanto, el papa Francisco envió una carta al presidente Ortega, que hizo pública hoy la vicepresidenta, Rosario Murillo, en la que apela al diálogo para solucionar la crisis y le dice que nunca es tarde para el perdón.

“Acompaño con mis oraciones los esfuerzos de todos los actores sociales que se orientan a buscar el entendimiento y el bien común. Nunca es tarde para el perdón y la reconciliación”, asegura el pontífice en su misiva, fechada el pasado 11 de mayo.

En la carta, que es una respuesta a la enviada por el Gobierno de Nicaragua, Francisco reza para que se encuentren “las rutas de justicia, diálogo y paz” y asegura que el diálogo “humilde y sincero” es “un buen medio” para favorecer la paz y encontrar soluciones “justas”.

Por su parte, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, dijo que le “preocupa sobremanera” los hechos violentos ocurridos en Nicaragua y lamentó la cantidad de heridos y muertos durante las manifestaciones en contra del Gobierno de Ortega.

Alvarado añadió que Costa Rica ha mantenido una posición acorde con lo planteado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y que está recibiendo los análisis de distintas instituciones en esa materia.

La vicepresidenta y canciller costarricense, Epsy Campbell, estará el lunes en la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) y hablar del tema de Nicaragua es parte de su visita, dijo Alvarado.

Por su parte, la Cancillería de Costa Rica emitió un comunicado en el que recomienda a los costarricenses no viajar a Nicaragua y pidió al Gobierno de Ortega alcanzar una “solución democrática a esta grave crisis”, en la cual “por la vía del diálogo y la mediación, se obtenga una salida pacífica en la que no haya más víctimas”.

En tanto, la Fundación Arias para la Paz urgió a la comunidad internacional bloquear la transferencia de armas y municiones dirigidas al Gobierno de Nicaragua e indicó que puede tratarse de una violación al Tratado sobre Comercio de Armas.

La ONU instó al Gobierno nicaragüense a permitirle el acceso al país para recabar información sobre la violencia y las muertes registradas durante las protestas y poder verificar las denuncias sobre violaciones de derechos, desapariciones, torturas y detenciones arbitrarias.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU no tiene acceso a Nicaragua desde el año pasado.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha causado al menos cien muertes desde el 18 de abril pasado y ha dejado unos mil heridos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *