Miles claman justicia y paz en Nicaragua.

Decenas de miles de personas marcharon por las calles de la capital de Nicaragua, pidiendo “democracia” y exigiendo “justicia” al presidente Daniel Ortega para las víctimas de las protestas antigubernamentales del pasado mes de abril, mientras que seguidores del mandatario mostraron su apoyo.

En una nueva muestra de fuerza popular, la tercera en tres semanas, la multitud, ataviada con camisetas y banderas de Nicaragua, convirtió los colores azul y blanco propios de la enseña nacional en el símbolo de sus reclamaciones, volvió a pedir justicia por las víctimas de las protestas y exigió la democratización del país centroamericano.

“Aquí Nicaragua le decimos que se vaya Daniel (Ortega) porque ya no queremos más crímenes de tanto jóvenes. Qué dolor que están sufriendo nuestras madres, ¡qué viva Nicaragua libre!”, exclamó la manifestante Mayra María Gutiérrez. Esta marcha, convocada por los universitarios, contó con un amplio apoyo por parte de los campesinos, el sector privado y la sociedad civil.

Los seguidores de Ortega

La caminata transcurrió sin confrontaciones con simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, que fueron convocados a una movilización a la misma hora y a unos tres kilómetros de distancia. Ondeando banderas rojinegras del partido sandinista, y también emblemas de Nicaragua, los seguidores de Ortega se reunieron en la avenida “de Bolívar a Chávez”, en el viejo centro capitalino, con carteles que pedían “paz para Nicaragua” y “No a la violencia”.

“Vamos a estar congregados en rogativa, en oración, en devoción y con mucha fortaleza espiritual para pedir y decretar la paz”, dijo la vicepresidenta al convocar a la movilización, que también fue masiva y pacífica.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple 22 días, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron a pesar de que Ortega revocó esos cambios.

Desde que comenzaron las protestas los enfrentamientos violentos causaron al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias contabilizaban al menos 63 fallecidos.

Nicaragua está pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración.

(dpa)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *