Nicaragüenses viven luto y dolor por protestas .

El duelo se vive en Nicaragua, tras seis días de protestas populares que han cobrado la vida de al menos 28 personas, incluyendo a un periodista y a un policía.

“Los antimotines me mataron a mi hijo, me lo mataron, me dejaron sola, perdí a mi hijo y solo Dios sabe el dolor que siento. Quiero a mi hijo a mi lado faltan pocas horas para ya no tenerlo para siempre. Nadie sabe el dolor que siento al saber que perdí a mi hijo. Me lo mataron, me lo mataron”, relató Daniela Urbina, madre de estudiante asesinado.

Miles salieron a las calles de Managua, Nicaragua, para protestar contra el presidente Daniel Ortega.

Dolor, devastación y decenas de heridos han dejado estas protestas en la población nicaragüense. Las calles continuaron con barricadas, a pesar de la derogación del presidente Daniel Ortega ante la reforma a la ley del Seguro Social, motivo por el que iniciaron las protestas.

“Yo por querer sacar a un amigo que cayó ahí me pegaron este balazo, jalándolo me pegaron este balazo. Aquí la guerra siempre está y se va a seguir hasta que ganemos lo que queremos”, dijo un joven nicaragüense herido.

Y luego de la derogación de la ley del Seguro Social en Nicaragua por parte del presidente Daniel Ortega los estudiantes continuaron organizados.

Estudiantes y distintos sectores de Nicaragua salieron a las calles a protestar contra la reforma a la seguridad social anunciada por el gobierno, que comenzaron el miércoles pasado y que se recrudecieron con saqueos, barricadas y fuerte represión policial.

La escalada de violencia llegó a tal punto que la vocera de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, instó al gobierno de Nicaragua a evitar nuevos ataques contra los manifestantes y los medios de comunicación.

Ante este panorama Daniel Ortega, quien ejerce su tercer periodo presidencial consecutivo en Nicaragua, revocó el 22 de abril la reforma de seguridad social que desencadenó días de manifestaciones en los que fallecieron más de dos docenas de personas.

El anuncio del presidente se produjo luego de un fin de semana con gran presión social. Los mítines se extendieron en todo el país y los enfrentamientos causaron el fallecimiento de más de 25 personas, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *