Remiten a juicio a presunto autor de la muerte de jinotegano.

La Juez suplente del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias Doctora Violenta Gutiérrez remitido a juicio oral y Público para el 15 de Febrero a Freddy Enrique Dávila López de 24 años, por ser el presunto autor del delito de homicidio en perjuicio de Roberto Clemente Cruz Rojas de 24 años, hecho ocurrido la madrugada del 24 en el barrio Oscar Arnulfo Romero, Distrito tres de Esteli.

La judicial remitió la causa a juicio tomando en cuenta las pruebas testimoniales, periciales, documentales e instrumentales presentadas por la Fiscal Auxiliar del Ministerio Público Belkis Rodríguez las que indican la participación del acusado.

La acusación refiere que el presunto autor Freddy Enrique Dávila López le asesto la mortal puñalada a Roberto Clemente Cruz cuando tocaba la puerta de la casa de su Cónyuge Wendy Rafaela Guido Pineda, la que narra que al abrirle sosteniéndose el abdomen le dijo que lo habían herido y minutos después cayó al piso lleno de sangre y al llevarlo hospital San Juan de Dios de Estelí, murió en el trayecto ya que la estocada que recibió en el tórax le perforo el pulmón derecho.

El presunto autor después del hecho se introdujo a casa de su pareja de nombre Grethel María Vallecillo Meza, tratando de borrar las evidencias lavo el cuchillo en el lavandero, a quitarse la sangre del pecho, las manos y hecha agua donde había sangre.

El presunto autor después de hacer esto se queda dentro de la vivienda donde es capturado.

Roberto Clemente Cruz fue atacado en la acera de la casa de la suegra cuando regresaba de tomar licor, con unos jóvenes a pocos metros de la vivienda donde fue asesinado.

Los familiares de la victima entre ellas su madre Marcia Rojas, su hija Ana Cecilia Cruz y otros familiares portando camisetas con la foto del ahora fallecido se presentaron al complejo judicial para exigir justicia.

Roberto Clemente Cruz hijo varón único de Doña Marcia Rojas vivía en el barrio Carlos Rizo de Jinotega y trabajaba eh un centro de recreación de Esteli pero el día de su muerte le habían dado libre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *