2018 comienza con dos mujeres asesinadas en Nicaragua.

En la comunidad Santa María de Tazúa, en San José de Bocay, Jinotega, fue asesinada a machetazos Marcelina Ramos Dávila, de 50 años, quien se convirtió en la primera mujer asesinada de este año.

Los datos preliminares que tiene la Policía indican que la madrugada de este 1 de enero varios sujetos llegaron hasta la casa de la mujer y la atacaron.

Anastasio Orozco intervino en defensa de su esposa y también fue atacado, por lo que fue trasladado a un hospital. La Policía Nacional investiga el crimen.

Supuestamene la pareja estaba esperando la llegada del Año Nuevo en su casa ubicada en comunidad de Santa María de Tazúa, municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega, cuando los criminales llegaron y comenzaron a lanzar machetazos hasta terminar con la vida de la mujer y herir a su marido, luego se dieron a la fuga.

En tanto que Johana María Bravo Álvarez fue asesinada por su hermano la tarde del domingo 31 de diciembre, en la comunidad Cuajachillo, situada en el kilómetro 17.5 de la carretera vieja a León.

La víctima de 34 años era profesora y secretaria política del Frente Sandinista de la comunidad.

Eddy González Álvarez, el autor del crimen, se dio a la fuga pero posteriormente fue capturado por la Policía Nacional.

Ronie Suárez Bravo, hijo de la mujer asesinada, contó que su tío primero quiso atacar a una sobrina y la víctima intervino en defensa de su hija.

“Mi mamá se había quedado con mi otra hermana y a eso de las tres de la tarde él llegó callado a la casa y forcejeó con el novio de mi hermana. Él quería herir a mi hermana, pero mi mamá se metió y le dio una cuchillada en la espalda”, explicó el joven.

Johana María Bravo era madre de tres hijos, entre ellos dos niñas, quienes ahora piden justicia por el crimen.

Los restos de la profesora fueron sepultados la tarde de ayer en el cementerio de la comunidad Cuajachillo y se espera que hoy su hermano y presunto asesino sea llevado a los juzgados de Managua, para responder por el delito de parricidio.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *