Homicidio en barrio Los Ángeles de Estelí.

Boca abajo y en medio de un charco de sangre quedó tendido en la vía Mario José Hoyes Bellorín , producto de los disparos que después de una ligera discusión le realizó supuestamente su primo Francisco Ramón Bellorín Vílchez de 47 años originario de San Juan de Río Coco, Madríz.

El hecho criminal ocurrió la tarde de este lunes en una de las calles centrales del barrio Los Ángeles, Distrito Dos de la ciudad de Estelí hasta donde se presentó una multitud de personas que emitían diversas versiones, detectives y el quipo técnico de la Policía Nacional al mando del jefe de la delegación policial del departamento, Comisionado Mayor Alejandro Ruiz Martínez para levantar evidencias en base a declaraciones de algunas personas que permitan esclarecer el crimen.

Después de más de una hora el ahora fallecido fue reconocido como Mario José Hoyes Bellorín, de 37 años por una hermana que pegaba gritos de dolor y de impotencia por no hacer nada por revivirlo la que a gritos dijo “Yo sé quien lo mató, este fue mi tío” dejando entrever que el crimen tenía ribetes pasionales.

También se presentó la Médico Forense, Mira Ortez la que al revisar el cadáver encontró en las bolsas del Short que portaba unos documentos que fueron entregados a los peritos policiales.

En el lugar se vio limitada a revisar a profundidad los restos de Mario José Hoyes Bellorín por la forma en que quedó la cabeza del hoy occiso y la cantidad de gente que estaba alrededor. 

Ante tal situación la Médico Forense Mirna Ortez solicitó a la Policía Nacional el traslado del cadáver a la morgue del Hospital San Juan de Dios de Estelí donde determinaría la causa directa, indirecta y básica de la muerte de quien en vida fuera Mario José Hoyes Bellorín.

Horas después la Policía Nacional arrestó a dos jóvenes originarios de Waspan para ser investigados sobre el hecho pero al ser entrevistados por periodistas de varios medios de comunicación aseguraron ser guardas de seguridad de una empresa tabacalera y que no tenían que ver nada en el crimen.

Sin embargo después que los trasladaron a la delegación policial, las autoridades policiales mediante las investigaciones y rastreo realizado en el lugar conoce que quien asesina supuestamente con un revólver calibre 38 fue supuestamente su primo Francisco Ramón Bellorín Vílchez de 47 años el que después del crimen y a bordo de una motocicleta huyó rumbo al norte de Estelí.

Al identificar al presunto autor, la Policía Nacional descarta la participación de los dos que había detenido para ser investigado.

Versiones no confirmadas por la Policía Nacional revelan que Francisco Ramón Bellorín Vílchez mató a su primo por venganza ya que supuestamente le había embarazado a una menor de trece años a la que se había llevado en contra de su voluntad, por lo que decidió ir al lugar y se la quitó, pero al parecer no quedó conforme y optó por matarlo pese a que le imploró que le respetara su vida.
Habitantes de la zona detallaron que Hoyes Bellorín discutió con un hombre de unos 40 años a quien le gritó que mejor lo matara, sin embargo cuando le apuntó el arma le imploró que le perdonara su vida, pero el intento fue en vano.

El ahora occiso del barrio Los Ángeles y residente en el sector conocido como Las Joyas, cerca de los pozos de ENACAL de la ciudad de Estelí.

Al lugar también se presentaron varios socorristas de la Cruz Roja entre ellos Gustavo Olivas y Carlos Ernesto Bustillo quienes manifestaron que se enteraron del casi al recibir una llamada a la una y veinte minutos de la tarde de parte de la Policía Nacional y al llegar al sitio ya no pudieron hacer nada por salvar la vida de Mario José Hoyes Bellorón porque ya estaba muerto, sin embargo se mantuvieron hasta que ayudaron a subir el cadáver a una camioneta particular en la que fue trasladado a la morgue del Hospital San Juan de Dios para ser examinado por la médico Forense.

SE ESCUCHARON BALAZOS PERO NADIE SE IMAGINÓ QUE SE TRATABA DE UN CRIMEN

Vecinos del lugar aseguraron de forma breve y si revelar sus nombres que cuando estaban dentro de sus viviendas escucharon varios balazos que impactaron la mandíbula que le afectó una pieza dental, en un brazo y la cabeza que le causaron la muerte.

Otra de las personas también asegura que el hombre fallecido discutió con su victimario alrededor de unos quince minutos con palabras fuera de tono.

En cambio otro sostuvo que en medio de la discusión el pistolero expresó que “lo iba a plomear” y la víctima le respondió: “Sacá la pistola”, si saber que se haría realidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *