Nicaragua busca reducir mortalidad materna e infantil.

El Programa de Salud Comunitaria para Municipios Rurales beneficiará a una población de 1,8 millones de nicaragüenses que viven en 54 municipios del Caribe Norte, Jinotega, Matagalpa y departamentos del Corredor Seco del país, señaló el organismo multilateral en nota de prensa.

Aunque en los últimos 10 años la esperanza de vida ha aumentado en Nicaragua y las cifras de mortalidad neonatal e infantil han disminuido, siguen existiendo disparidades en el acceso y cobertura de salud entre las zonas rurales y urbanas.

La desnutrición crónica en menores de cinco años es del 29,5 por ciento en las zonas rurales, frente al 17 por ciento de incidencia a nivel nacional.

Se extenderán los servicios materno-infantiles “a través del monitoreo de calidad y de cobertura, intervenciones de vigilancia a embarazadas y promoción de la nutrición en primera infancia”, precisó el BID.

Asimismo, los fondos irán destinados “a la mejora de la infraestructura de hospitales primarios y se brindará equipamiento de diagnósticos a las unidades de salud más alejadas tanto para atender con más oportunidad a la población como para mejorar la respuesta a brotes epidémicos”.

El plan de acción de salud de este programa se encuentra alineado a la estrategia del país que busca reducir de la desnutrición crónica en niños dentro de la “ventana de los 1.000 días” (período transcurrido desde el embarazo hasta los 2 años de vida) de las comunidades rurales.

Por último, el proyecto destinará recursos para atender eventuales alertas sanitarias con el fin de contener brotes epidémicos como el virus del zika, dengue y chicungunya.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció hoy un préstamo de 45 millones de dólares para extender la cobertura sanitaria y reducir la tasa de mortalidad materna e infantil en los municipios rurales más vulnerables de Nicaragua.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *